Asertividad, un valor singular

*Aarón Dávila*

Foto: Ilustrativa.

La asertividad resulta ser un valor maravilloso, para algunos es más una habilidad, para otros un talento; efectivamente, la asertividad nos lleva a un plano distinto, en el sentido de la actitud que desarrolla aprender a actuar asertivamente en la vida diaria.

En psicología, por ejemplo, la asertividad incentiva el entrenamiento para poder expresar de forma correcta y respetuosa nuestras ideas comunicándonos de verdad. Una persona sin asertividad se vuelve ineficaz socialmente, porque no logra comunicar lo que quiere adecuadamente.

La persona asertiva no quiere decir que la persona tiene razón; la persona asertiva es aquella que sabe que puede estar equivocada, pero mantiene la calma y conversa con los otros sobre sus puntos de vista para poder llegar a un mejor entendimiento uno del otro y solucionar los problemas.

La comunicación asertiva es aquella comunicación entre el estilo agresivo y el estilo pasivo. Es una forma de comunicar lo que se piensa o quiere de forma que no importando la jerarquía se logre una conversación armoniosa y productiva.

La comunicación con asertividad es clara, objetiva, transparente y honesta, este tipo de comunicación posee varias ventajas, como: Mejora la capacidad de expresión e imagen social. Fomenta el respeto por las otras personas. Facilita la comunicación. Mejora la capacidad de negociación. Ayuda a resolver las controversias.

Según la psicología, los comportamientos pueden ser divididos en 3 categorías: pasivo, agresivo y, asertivo; la asertividad se establece entre el medio del comportamiento agresivo y pasivo.

La interacción social bajo el comportamiento asertivo es saludable, ya que se observa una conducta por parte de los individuos segura y respetuosa, con capacidad de escuchar y respetar los diferentes puntos de vista.

La asertividad es la habilidad que posee una persona de expresar sus opiniones, en el momento oportuno y de la forma adecuada; a su vez, la empatía es un valor personal el cual permite comprender o entender el punto de vista de otros individuos; es decir, intentar sentir y percibir lo que siente la otra persona en una situación determinada.

(Fuente: significados.com)

Ahora bien, la pregunta inmediata a este artículo será: ¿Cómo ser asertivos? Sin olvidar el uso e influencia de los valores relacionados, empatía, respeto, comprensión.

No dejes que otras personas te impongan órdenes, si éstas van en contra de tus principios o deseos. Evita que te manipulen.

La asertividad implica comunicar tu punto de vista sin que nadie te pase por encima y respetar al mismo tiempo a los demás.

No dejes que te ofendan o te amenacen; evita de esta forma situaciones que te causen estrés o ansiedad. La asertividad actúa como una coraza contra las negativas y la humillación, es una actitud hacia el éxito.

Ser asertivo significa ser abierto para expresar pensamientos, deseos y sentimientos; anima también a los demás a hacer lo mismo.

Para ser una persona asertiva debes escuchar las opiniones y los consejos de los demás; si ellos son buenos para tu vida acéptalos, si no es así recházalos con delicadeza y no ofenderás a nadie.

Esta misma era la recomendación de Pablo el apóstol a los Tesalonicenses: “Examínenlo todo, retengan lo bueno, absténganse de toda especie de mal.”.

Examinen todo, tomen lo bueno y desechen lo que no les causa bien alguno o, en otras palabras, lo que no te edifica o enseña deséchalo de tu vida, guarda o reten únicamente aquello que te ayuda a superarte o mejorar tu vida.

El sabio Salomón decía: “En consejo de mucho se encuentra la sabiduría.”.

La asertividad nos enseña a no vivir creyendo que no necesitamos de los demás; por el contrario, somos parte de una sociedad en desarrollo que necesita más oídos y capacidad de comprenderse unos a otros con verdadero interés y autonomía.

Cuando la gente hable, escucha completamente. La mayoría de la gente nunca escucha. -Ernest Hemingway-.

Mira con los ojos de otro, escucha con los ojos de otro y siente con el corazón de otro. -Alfred Adler-.

Tenemos dos oídos y una boca para escuchar el doble de lo que hablamos. -Epíteto-.

Filed in: Opinión Tags: , ,

You might like:

Esfuérzate y sé valiente Esfuérzate y sé valiente
¡Una oportunidad única! ¡Una oportunidad única!
La trascendencia de nuestra vida La trascendencia de nuestra vida
Gratitud, cuando todo está en su lugar Gratitud, cuando todo está en su lugar

Leave a Reply

Submit Comment

© Copyright 2017 | Todos los derechos reservados. Diario Evolución.

Sitio desarrollado por CGM Agencia.