En Temoaya retienen Flechas Rojas por desatender lesiones de mujer arrollada

*José Ángel Gutiérrez*

Foto: Especial.
Esta tarde, moradores de Loma de San Nicolás pararon autobuses, con amago de impedir su paso por la zona, hasta que la línea resuelva el tema de los gastos médicos.

Molestos porque la línea de autotransportes Flecha Roja ignoró brindar ayuda a una mujer, quien fuera lesionada por uno de sus autobuses, moradores del municipio de Temoaya movilizaron a la policía tras retener varias unidades y amagar con impedir el paso de las mismas si no hay solución a ese problema.

La retención de los autobuses de transporte público se registró esta tarde cerca de la unión de la carretera Toluca-Temoaya y Calle Reforma, a la altura de la comunidad de Loma de San Nicolás, donde los vehículos de la citada empresa suelen circular en su trayecto hacia la Ciudad de México.

Información disponible para Diario Evolución establece que los vecinos armaron el bloqueo a raíz de un suceso ocurrido el jueves pasado, cuando una mujer identificada como doña Juventina, de 55 años de edad, fue parcialmente “arrastrada” por un autobús, “tras quedar atorado su rebozo al descender de la unidad”.

Al intuir que la línea no se haría responsable de sufragar los gastos médicos, los moradores se apostaron en la vialidad y retuvieron a varias unidades por más de tres horas, lo que al correr del tiempo también causó asentamientos vehiculares en el acceso hacia la cabecera municipal de Temoaya.

En tal sentido, los pobladores retuvieron a un operador, con exigencia a la Flecha Roja de correr con los gastos de Juventina, quien carece de recursos económicos para la hospitalización, de ahí la molestia vecinal, porque además se trata de una persona radicada en aquella región.

Vecinos, acompañados por la familia de la mujer afectada, intercambiaron palabras durante varias horas con personal de la comisaría de Seguridad Pública Municipal, quienes a su vez trataron de dar vialidad a los conductores, al tiempo de mostrales salidas alternativas para desahogar la carga vehicular.

Hasta la llegada de un representante jurídico de la línea, los habitantes mantendrían parados a los automotores, con el amago de conservar la situación, así como la amenaza de impedirles el transito por esta zona si no resuelven la situación de la mujer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *