Entre modismos y refranes

*Redacción Diario Evolución*

Foto: Diario Evolución.

¿Cuántos cuentos?

El próximo 20 de septiembre, Alfredo del Mazo va a “mandar a entregar” su Cuarto Informe como gobernador del Estado de México a la Cámara de Diputados local.

¿Qué se puede esperar? Lo mismo de todos los años, que “falta mucho por hacer, pero se está avanzando”, que “el EdoMéx está a la vanguardia”, que “decisiones firmes y resultados fuertes”, esos y otros cuentos para quienes gustan de la literatura de fantasía.

Para quienes no, además del mero trámite que ese acto significa, el Informe de Gobierno implicará un ejercicio (no tan complejo) de contrastes entre lo que se dice y hay alrededor: inseguridad, desempleo, caminos destrozados, municipios endeudados, salud para unos cuantos.

¿Sorpresa? No, pero siempre valdrá la pena seguirse preguntando para qué fregados sirve el documento ese.

Retroceso educativo

Pareciera que las más de siete escuelas públicas con contagios de COVID-19 no son importantes para el gobierno mexiquense, pues se continuarán con clases presenciales pese a que no es obligatorio.

Los padres de familia se ven obligados a llevarlos por sus actividades laborales aunque este tipo de modalidad no ha sido viable pues no todas las escuelas cuentan con internet y ante el iniciado ciclo escolar 2021-2022 ha habido fallas en las plataformas para las clases virtuales, causando con ello la deserción y analfabetismo.

En equipo es mejor

Los diputados de las diversas bancadas en el Estado de México instaron a realizar acciones para las comunidades afectadas por el río Lerma, así como la petición de recursos extraordinarios para rehabilitar y sanitizar escuelas.

Y es que el trabajo en equipo es mejor, mientras no quede sólo en invitaciones y se lleve a la acción, pues los menores continúan enfrentándose en virus COVID-19 por el regreso presencial a clases y las problemáticas a causa del clima, fracturan la estabilidad de muchos municipios.

El pez por su propia boca muere

Derivado de los señalamientos sobre posible persecución políticas a algunos expresidentes, el mandatario federal Andrés Manuel López Obrador indicó que no existe tal cosa, pero insiste que fueron más de 30 años que México sufrió saqueos.

Sin duda el pez por su propia boca muere, durante campaña política y ahora en sus casi tres años de gobierno AMLO insistía que iba a enjuiciar a los expresidentes, sostenía incluso que había pruebas, pero hasta ahora nada de acción, todo lo contrario, sale a decir que solo procederá a un enjuiciamiento si la sociedad lo pide o si se tiene alguna denuncia en contra de los exmandatarios.

Mientras sean peras o manzanas, parece ser que se acabará su sexenio y los expresidentes jamás serán enjuiciados, así que ya nos debemos acostumbrar que cada que quiere quedar bien o ganar gente hablará de los resultados fallidos y errores de los expresidentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *