AMLO: La Mayoría Silenciosa te lo demanda

Promete cumplir y hacer cumplir la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, las leyes que de ella emanen…
Sí, protesto.
Si no lo hiciere así, que la nación y el pueblo se lo demanden.

Con este juramento la mayoría de nuestros gobernantes hacen la promesa de respetar la Constitución y las leyes, pero al presidente Andrés Manuel López Obrador se le olvidó; violentó la ley, el secreto fiscal consagrado en el artículo 69 del Código Fiscal; dio a conocer información de un particular sobre el que no hay un proceso legal abierto; vulneró los derechos de un ciudadano consagrados en el Artículo 16 de la Constitución; el artículo 6 y 31 de la Ley General de Proteccion de Datos Personales.

Los antecedentes son del conocimiento de La Mayoría Silenciosa, varios reportajes del periodista Carlos Loret en donde exhibe la corrupción de su familia, el dinero que han recibido, los contratos de su prima y el último, el lujo con el que vive su hijo, José Ramón en Houston, Estados Unidos. En represalia el presidente difundió los ingresos en cadena nacional del periodista y acusó a su esposa de recibir contratos millonarios.

El sello de la personalidad de López Obrador siempre ha sido la polarización y, gracias al tema, México vive una ruptura más en la sociedad, quienes están a favor del periodista y quienes están a favor del presidente. En este espacio no estamos a favor de ninguno de los dos, estamos a favor del Estado de Derecho, de construir un país de leyes, en donde nadie quede impune, la corrupción sea castigada y los ciudadanos encuentren un espacio de tranquilidad, no de miedo, cuando necesitan a la autoridad.

La máxima autoridad de un país, el presidente, debe ser ejemplo de respetar la ley, no violentar a su antojo y escudándose en su poder para vengarse de sus adversarios. Otros presidentes lo han hecho sin exhibirse, muchos periodistas se han quedado sin trabajo por criticar al mandatario en turno, pero nadie violentó la ley de esa manera, nadie recurrió al chantaje emocional, nadie exhibió su malestar en cadena nacional.

Si López Obrador consideró el reportaje de Carlos Loret difamatorio, lo puede demandar, para eso hay leyes, si considera que sus puntos de vista son muy personales, hay derecho de réplica, si piensa que el dinero que gana no es legal, que lo denuncie por riqueza inexplicable, pero con base al Estado de Derecho.

Durante muchos años, La Mayoría Silenciosa ha luchado por un Estado de Derecho sólido, con derechos humanos y justicia en favor de la sociedad, no a capricho de funcionarios y políticos, La Mayoría Silenciosa no está a favor de nadie, está cansada de que todos sus gobernantes sean iguales, cortados por la misma tijera, sin la menor intención de cambiar nada.

Andrés Manuel López Obrador sentó un precedente; de los partidos políticos, gobernadores, diputados y alcaldes, depende que sigamos por la ruta que menos nos conviene, la de violentar la ley o en su caso rectificar y encaminar el país hacía una nación más libre, más sólida y en vías de desarrollo que nos permitan llegar al primer mundo.

Esto no es un problema de ideología o de partidos, no es el equipo de fútbol al que defendemos a capa y espada, es mucho más que eso; incluyendo, la libertad de expresión.

Sin resultados se va Alejandro Gómez de la Fiscalía EdoMéx

Alejandro Gómez Sanchez se fue por el desgaste fisico y emocional que le proporcionó el cobrar durante 8 años al frente de su cargo, porque en materia de resultados, quedó a deber mucho, los muertos, los feminicidios y la justicia fueron de pobres resultados.

Ocho años fueron insuficientes para insertar su dependencia en la modernidad, no logró los más mínimos avances, levantar una denuncia en la Fiscalía era una odisea, ni para comprar computadoras le alcanzó el presupuesto; tener resultados de una investigación una utopía. Se va sin pena ni gloria, lastima que nuestros gobernantes se tarden tanto en despedir a quién no da resultados.

Desesperado Cervantes Palomino se queda sin hueso en Nueva Alianza

Molesto por ser sutituido en asamblea por militantes y delegados del líderazgo estatal de Nueva Alianza, Mario Cervantes Palomino ha generado una lucha de poder para imponer a uno de sus leales al frente de la dirigencia de la sección 36 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación y, solicitar la renuncia del actual líder, Rigoberto Vargas, quien en unos meses dejará el cargo, toda vez que se llevará a cabo la elección magisterial para elegir al líder sindicial.

Desesperado por haber perdido poder, Cervantes Palomino usa a hijo y tercer regidor de Ecatepec, Mario Cervantes Montero para desprestigiar a su adversario, sobrepasando los limítes al secuestrar el Congreso del Estado de México, con personal, público y diputados adentro, cuando su lucha no tiene nada que ver con esta instancia.

Sabe que no tiene futuro político, la militancia lo acusa de hacer jugado en contra de la maestra Delfina Gómez en el pasado proceso electoral para gobernador, donde distribuyó propaganda negra en su contra, en un municipio con alto grado de votantes y que a la larga influyó para la derrota de la candidata de Morena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.