Los hijos: honra y virtud de los padres

*Aarón Dávila*

Foto: Ilustrativa.

Siempre he creído que ciertas decisiones deben contar con la posibilidad de negociar, sin embargo, existen otras que deben fijarse con determinación y sin posibilidad de negociación.

Hablando de la labor educadora de los padres hacia los hijos, es bueno comprender como padres, inicialmente, la bendición implícita, así como la virtud de educar a nuestros hijos.

El rey David decía que los hijos son como saetas en mano del valiente, son honra y virtud de los padres; es decir, educar a nuestros hijos es una labor de día y de noche, una que en forma natural debe ocupar mente, corazón y voluntad.

Si como padre descuido mi compromiso y labor educadora hacia mis hijos entonces alguien más lo hará por mí, lo cual, hoy en día, con la influencia de tantos elementos externos, como por ejemplo las redes sociales, que han superado por mucho a la televisión, inclusive, es muy delicado.

Ha diferencia de un profesor o educador, los padres no cumplimos con un horario base para educar, nuestra labor es de tiempo completo, pero contamos con una herramienta maravillosa, que sabiamente debemos utilizar, el amor natural de nuestros hijos hacia nosotros como padres.

La visión natural de un hijo hacia su padre o hacia su madre es de honra, de admiración, de respeto y de amor verdadero, amor incondicional.

Cuando los hijos ven y perciben lo mejor de sus padres hacia ellos, en forma natural surge en sus corazones el deseo de imitarlos y seguir su ejemplo, pero ¿qué sucede cuando nuestros hijos perciben todo lo contrario de nosotros?

Excusas desinterés por escucharlos, falta de tiempo, falta de ánimo, falta de atención.

Seguramente buscarán todo lo anterior durante un tiempo, pero al no encontrarlo en nosotros, comenzarán a buscarlo en otra parte o en otras personas, buscarán maestros y ejemplos, lejos del hogar y de nuestra influencia.

Los hijos son herencia de Dios para nosotros, pero nosotros debemos ser sustento, fortaleza, amor y plenitud para sus vidas.

Como padres existe un deseo natural por amar y agradar a nuestros hijos, pero que importante es que aprendamos de las experiencias de nuestras propias vidas, a construir un camino parejo y firme para nuestros hijos.

La experiencia de los días pasados no ayuda a construir los días venideros, la experiencia vivida construye los hechos de nuestra vida y el aprovechamiento de estos, nos da congruencia para guiar con toda la autoridad moral necesaria la vida de nuestros hijos.

En ocasiones es bueno ofrecer cierta negociación en la toma de decisiones, pero en otras, nos toca a nosotros, padres, tomar las decisiones correctas, que edificarán una vida plena para nuestros hijos.

Hoy por hoy existen muchos enemigos de las relaciones entre padres e hijos, nos corresponde a nosotros limpiar el camino de nuestros hijos, para que oportunamente exista en ellos el deseo de ser guiados por nosotros.

Como en un espejo, lo mejor de nosotros padres debe reflejarse en la vida de nuestros hijos, cada día, a cada instante y con plena armonía.

Eduquemos a nuestros hijos con amor, con prestancia, con visión, teniendo claro que debemos ser el mejor y el mayor ejemplo para sus vidas, no su mayor tropiezo.

Nuestros hijos no tienen la culpa de nuestros errores, nosotros, en cambio, sí seremos culpables de sus mayores fracasos.

Formemos hombres y mujeres de bien, con corazones firmes y propósitos firmes.

Archivado en: Opinión Tags: ,

You might like:

El efecto de las redes sociales El efecto de las redes sociales
Responsabilidad: Un reto de valientes Responsabilidad: Un reto de valientes
Llegarás, justo cuando debas llegar Llegarás, justo cuando debas llegar
Nunca se aparten de ti: Misericordia y verdad Nunca se aparten de ti: Misericordia y verdad

% Respuestas

Submit Comment

© Copyright 2017 | Todos los derechos reservados. Diario Evolución.

Sitio desarrollado por CGM Communication Strategies.