miércoles, abril 17, 2024
MunicipiosNacionalesOpiniónPolíticaPortadaSeguridad

Desde las Alturas

Compartir:

*Arturo Albíter* 

  • Morena y sus aliados más preocupados por el año electoral. No les importa la crisis económica, ni la sanitaria. 
  • Simplemente no aprueban el presupuesto porque no quieren deuda, pero tampoco se prestan a la discusión del tema. 
  • Austeridad con una crisis económica sin precedentes. Gobierno estatal se cruza de brazos. 
  • Derechos Humanos y UAEMéx, ejemplo de dos organismos que no pueden planear acciones para el 2021. 

La situación económica por la que atraviesa el Estado de México es de las peores que se han presentado, no sólo en los últimos años, sino en décadas, el actuar del Gobierno estatal durante tres años ha sido decepcionante en este sector, pero más en el último año debido a las condiciones que prevalecen a causa de la pandemia de COVID-19.

El año pasado la administración estatal no estaba preparada para afrontar una situación crítica en extremo como la que se vive; evidentemente, en el presupuesto no se contemplaba enfrentar condiciones de salud tan extremas. 

Desde el año antepasado la economía del Estado de México se encuentra estancada, pero la caída del 2020 puede ser la peor en más de 50 años y fue claro que el Gobierno estatal no tuvo ni la capacidad financiera suficiente, ni la humana para afrontar la crisis. 

De acuerdo al INEGI, el Indicador de la Actividad Económica Estatal hasta el primer semestre del 2020, que es el último dato del que se dispone, la economía mexiquense se había desplomado en 17.1 por ciento en su comparativo anual. 

Una de las peores caídas de las que se tienen estadísticas y aunque en el tercer trimestre se espera que sea menos grave, para el último trimestre y luego de cerrar actividades en diciembre, seguramente el indicador volverá a mostrar una caída. 

De acuerdo con un estudio realizado por Citibanamex el año pasado, considerando únicamente el primer cierre de la economía, estimaban que el Producto Interno Bruto del Estado de México podía terminar con una caída de doble dígito, por arriba del 10 por ciento. 

Con la intención de contener un poco la drástica caída del PIB en el primer confinamiento, el Gobierno del estado dio a conocer una serie de medidas que apoyaban de alguna forma a los diferentes sectores de la economía. 

Algunos se notaron un poco, otros como en el campo definitivamente no se sabe que pasó, porque el financiamiento anunciado nunca llegó, al menos de acuerdo a varios líderes campesinos de la entidad. 

Pero algo hicieron, en el segundo confinamiento anunciado al final del año pasado, no se sabe nada de apoyos, sólo los que hemos comentado y tienen que ver con el endeudamiento de los empresarios. 

MORENA Y SUS ALIADOS USAN EL PRESUPUESTO CON FINES POLÍTICOS 

Como si se viviera un momento de relajación y no existiera emergencia alguna, en la Cámara de Diputados, Maurilio Hernández, coordinador de la fracción de Morena y presidente de la Junta de Coordinación Política, junto con sus aliados no han querido aprobar el presupuesto para el 2021. 

El hecho de que en este momento se viva una situación de extrema emergencia sanitaria y económica parece no importar a los legisladores en el Estado de México. 

Todo parece indicar que es más importante el año electoral para los legisladores de Morena y el Partido del Trabajo. 

En lugar de buscar opciones para evitar que se use el recurso con fines políticos, detienen el presupuesto, sin importar que con ello se afecten el actuar del gobierno del estado, los poderes y organismos que dependen de ese presupuesto. 

MAURILIO HERNÁNDEZ ANTEPONE INTERESES POLÍTICOS A BUSCAR OPCIONES PARA APOYAR EN TIEMPOS DE EMERGENCIA 

El pretexto o explicación del porque se encuentra detenido el presupuesto básicamente tiene que ver con el endeudamiento que solicitó la administración estatal por un monto cercano a los 13 mil 500 millones de pesos, aunque casi la mitad son para obras requeridas por el Gobierno federal. 

Se supone que el año pasado debía estar aprobado, pero el partido dominante y sus aliados se negaron, ahora tienen hasta el 31 de enero para que finalmente tenga luz verde. 

Todo hace suponer que se irán hasta el límite, aunque será aprobado en lo general como fue recomendado por el titular del ejecutivo o tendrá cambios poco significativos. 

En caso de que esto ocurra, el trabajo de los legisladores quedará marcado. Les importa más buscar reflectores con miras a la elección de mitad de año y para eso no les interesa afectar la economía del estado que busca desesperado un salvavidas. 

GOBIERNO DEL ESTADO SE CRUZA DE BRAZOS Y NO BRINDA APOYOS AL SECTOR ECONÓMICO PORQUE NO SABE DE CUANTO DISPONE 

Pero si en la Cámara de Diputados, Morena y aliados se empeñan en, ya no digamos aprobar, no se toman ni la molestia de discutirlo, en el Gobierno del estado se cruzan de brazos, prefieren enfrentarse a los empresarios aunque la economía se vaya a pique, antes que presionar al Congreso para que dé luz verde al presupuesto. 

Es impensable la crítica a los legisladores de oposición, que dicho sea de paso les ha dado cualquier cantidad de apoyos. En cambio enfrenta a los empresarios que buscan la forma de salvar sus negocios y empresas, por cierto, formales, junto con los empleos. 

LA COMISIÓN DE DERECHOS HUMANOS Y UAEM SIN PODER PLANEAR PORQUE NO TIENEN PRESUPUESTO 

La falta de presupuesto afecta no sólo la acción del gobierno, organismos de todo tipo no pueden hacer planes para el año porque desconocen el monto que les van a aprobar. 

Para el caso de la Comisión de Derechos Humanos la planeación no es sencilla, tienen programas y planes que completar, pero aunque el mismo comisionado, Jorge Olvera, ha mencionado que su área tiene objetivos fundamentales que son importantes, entienden los tiempos que vivimos y están listos para afrontar lo que consideren en la Legislatura y el Ejecutivo. 

Aunque la solicitud fue una ampliación de poco más del 17 por ciento, es posible que sea menor, pero las condiciones así lo exigen. 

Por ejemplo, la situación con la Universidad Autónoma del Estado de México es completamente diferente, la ampliación del presupuesto es vital para que la institución se mantenga funcionando. 

Sólo basta recordar los problemas que ha tenido en los últimos años debido a que no les alcanza el presupuesto. 

En los dos casos, a los responsables les es imposible iniciar proyectos institucionales, no pueden calendarizar el presupuesto y determinar cómo se asignará a cada una de las áreas y por consiguiente definir en qué se gastará. 

Un 2020 de crisis, casi tres semanas de enero del 2021 y el Estado de México, uno de los más importantes en el país, es también uno de los más afectados por la pandemia en todas las áreas y Morena con sus aliados retrasan el presupuesto porque este es un año electoral. 

Difícil entender otra explicación. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *