sábado, mayo 25, 2024
Opinión

Desde las Alturas

*Arturo Albíter*

Foto: Especial.
  • Dos muestras de inconformidad, dos políticos diametralmente opuestos.
  • Pablo Peralta desquicia la capital mexiquense y la mandataria lo tolera.
  • David Parra muestra su inconformidad por el desaseo con el que ha trabajado la dirigencia nacional y estatal del PRI.
  • Parece claro que pierde más el PRI si David Parra se hace a un lado en la elección. A Pablo Peralta no lo apoya ni su familia.
  • Comentario político del día: En el tono de la imposición en el PRI. Villa Victoria y Mario Santana son dueños absolutos del partido.
  • El cacicazgo del que fuera parte de la estructura en el PRI y diputado local busca oooooootra vez la alcaldía.
  • La soberbia en todos los partidos y en el tricolor de Villa Victoria no es la excepción. Deja fuera otras expresiones.

Dos muestras de inconformidad en políticos diametralmente opuestos, incluso a uno de ellos le queda grande la palabra.

En Morena y en el PRI se han presentado muestras de inconformidad. Pero para el caso de David Parra la situación apunta a la traición de su partido dirigido en la entidad por Cristina Ruíz, aunque todos saben que Ana Lilia Herrera firma de presidente.

Desde hace varios días lo comentamos y el fin de semana se confirmó. Cristina Ruíz se ha vuelto no la “piedrita en el zapato del PRI”, pero a estas alturas ya es una roca.

No se debe dejar de lado que el poder detrás del poder en el PRI mexiquense o más claro, Cristina Ruíz detrás de Ana Lilia Herrera es la que manda y ella es de Naucalpan.

Durante muchos años ha intentado quitarle presencia al grupo que comanda David Parra y las pistas que iba dejando en el camino eran claras.

David Parra y Enrique Jacob tienen una alianza que les permitió ganar en la pasada elección el distrito 32, pero sobre todo el 30 que se ganó por una diferencia escasa de dos mil votos.

En un primer momento gracias a Cristina Ruiz, Enrique Jacob quedaba fuera de la jugada, aunque posteriormente lo confirmaron por el distrito 30. El 32, es un territorio que se gana sin tanto problema, pero querían que David Parra lo cediera a un incondicional de Cristina Ruíz.

En pocas palabras, regalar el trabajo que hizo en su distrito de origen y remar contra la corriente en el 30, sólo para que Cristina Ruíz tenga un incondicional que por cierto no es de Naucalpan y nunca ha hecho campaña.

EN MORENA NO TERMINAN LAS INCONGRUENCIAS

Una de las peores la encabezó Ricardo Moreno en Toluca. En su primera conferencia de prensa se le fue con todo a Raymundo Martínez, el exalcalde de Toluca, que ahora forma parte del Partido Verde, al que han calificado como la puerta trasera de Morena.

Pero antes, también permitieron la incorporación de Pablo Peralta, no al Verde, directamente a Morena.

Ahora el que exhibe incongruencia fue Higinio Martínez.

Pablo Peralta, luego de su manifestación de la semana pasada, cuando desquicia la movilidad en la capital con tal de mostrar su inconformidad porque no aparece en la lista de candidatos, viene el aspirante Higinio Martínez y afirma que el empresario tiene cuentas pendientes y por eso requiere fuero.

Que tuvo malos manejos en Sedeco y que debía estar más preocupado en asistir al Órgano de Fiscalización, por cierto con el control de Morena, para revisar sus cuentas.

Pero parece poco creíble que el líder morenista no estuviera enterado de esa situación antes de aceptarlo en el partido, porque desde que se abrió como aspirante a la presidencia municipal, el exfuncionario no tuvo impedimento alguno para formar parte de sus filas.

Y hasta que encabeza una manifestación “curiosamente” ya saben que no tiene las cuentas claras.

Dos aspirantes inconformes, el priista se distingue por no quedarse callado cuando por decisiones personales lo quieren afectar. La amenaza es clara, si no participa, se pone en riesgo todo el territorio.

Pablo Peralta con más pena, tendrá que olvidarse de la política, porque a final de cuentas ni su familia lo apoyó.

COMENTARIO POLÍTICO DEL DÍA: MARIO SANTANA DUEÑO Y SEÑOR DEL PRI EN VILLA VICTORIA.

Y si seguimos con las imposiciones en el PRI, el caso de Villa Victoria es otra muestra clara. Mario Santana se ha convertido en el dueño y señor de la demarcación, no permite que ningún otro grupo forme parte de las estructuras.

Con el apoyo, para no variar de la dirigencia “real” del PRI, por eso lo de roca en el zapato, Mario Santana determinó quienes ocupan los cargos en la planilla, incluso impone a la candidata por la diputación local.

Los que pertenecen a expresiones políticas ajenas, no tienen cabida, incluso abiertamente pregona que él mismo se encargó de dejarlos fuera, porque con su sola presencia se gana toda la región.

Vaya soberbia del que ya muchos consideran se ha convertido en un cacique y la dirigencia lo solapa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *