martes, abril 16, 2024
Opinión

Hoy por ti y mañana por mi…

Compartir:

*Aarón Dávila*

Foto: Ilustrativa.

Expresiones españolas para Erasmus en apuros. (Del original)

Lo de hoy por ti mañana por mí, se basa en la necesidad que tenemos las personas de otras personas. La gente siempre necesita a otras personas para hacer cosas (algunas pueden hacerse de forma individual, pero otras, es mucho mejor hacerlas con otras personas o por lo menos compartirlas).

El mundo es mejor si nos ayudamos los unos a los otros y siempre está bien ayudar a la gente que tenemos a nuestro alrededor porque nunca sabemos si el día de mañana les podemos necesitar nosotros a ellos. Es decir, aunque sólo sea de forma egoísta (por si el día de mañana tú necesitas la ayuda de otro), es mejor ayudar cuando tenemos la oportunidad que no hacerlo.

Pues bien, de todo eso trata la expresión española de hoy: hoy por ti y mañana por mí, significa que hoy te ayudo yo y mañana (no literalmente, sino que puede ser cualquier día en el futuro) me ayudas tú.

Así es que, cuando le hagas un favor a alguien (o ayudes en general a otra persona) y te dé las gracias, puedes responderle con un “hoy por ti y mañana por mí” (para hacerle ver que, si otro día necesitas un favor de esa persona, cuentas con ella para que te ayude).

Hoy por ti, mañana por mí significa entonces que está bien ayudarse y hacerse favores de manera recíproca. Hoy te ayudo yo, mañana probablemente me ayudarás tú a mí

Noten por favor que las ideas de reciprocidad y correspondencia son centrales.

La reciprocidad puede asociarse a la frase que indica “hoy por ti, mañana por mí” ya que implica hacer por el otro lo que el otro hizo por uno. Por eso mismo suele vincularse a la solidaridad o la hospitalidad

Dentro del campo de la Psicología, también se estudia a fondo la reciprocidad y es que en base a ella se establecen una serie de relaciones e interacciones sociales y personales. Así, por ejemplo, aquella ciencia coincide en subrayar que cualquier persona es más afectuosa y le tiene más cariño a aquella otra que le ha demostrado su amor y simpatía.

Dentro del ámbito de la ética, existe un elemento fundamental que hace uso del término que ahora nos ocupa. Nos estamos refiriendo a la llamada Ética de la Reciprocidad, que tiene su origen en la Antigua Grecia y concretamente en figuras tales como el filósofo Epicuro.

Aquella teoría lo que viene a establecer es que, para poder conseguir la felicidad de la generalidad, se hace necesario el tener que minimizar los daños que se puedan causar.

De la misma manera, también significa que “no hagas a los demás, lo que no deseas que te hagan a ti”. La llamada regla de oro. Bien conocida por todos, no así practicada

Observen todo lo que una frase expresa y puede significar: Empatía, solidaridad, hospitalidad, reciprocidad y correspondencia.

El bien común es una antigua noción filosófica que usada en el presente busca expresar el bien que requieren las personas en cuanto forman parte de una comunidad y el bien de la comunidad en cuanto esta se encuentra formada por personas.

—Antoine de Saint Exupéry decía que:

“Ser hombre significa ser responsable. Implica sentirnos avergonzados al ver la pena que alguien no se merece. Implica sentirnos orgullosos por el triunfo de nuestros compañeros. Es, en cierta forma, saber que, al colocar nuestra propia piedra, estamos contribuyendo a la construcción del mundo.”.

En términos generales, podríamos enunciar cada uno de los valores, tanto individuales como sociales y descubrir que el ejercicio de cada uno de ellos, recíprocamente, causarán un bien tanto personal como común, lo importante será entonces, asumir el beneficio de practicarlos y vivirlos día con día.

En cuanto a la correspondencia diremos, que este es un asunto ético, define el nivel de compromiso que asumimos en cuanto al cumplimiento del compromiso que asumimos, al ser parte de una relación de mutuo beneficio en cuanto a la posibilidad de brindar apoyo a nuestro semejante.

“Hoy por ti, mañana por mí.”. Un punto de anclaje para la naturaleza humana.  El rey Salomón dijo, allá en el libro de los proverbios. “Si tienes poder para hacer el bien, no te rehúses a hacérselo a quien lo necesite; no digas a tu prójimo: “Vete, vuelve de nuevo, mañana te daré”, cuando tengas contigo qué darle.”.

Concluyo diciendo que, “Hoy por ti, mañana por mí,” no es tan sólo hacer un favor, es bien común.  Es vivir con sentido común, uno a uno como sociedad, cómo humanidad.

Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *