viernes, mayo 17, 2024
La Mayoría SilenciosaOpinión

La tarea de “La Maestra Delfina”

La maestra Delfina Gómez tiene una tarea titánica en el Estado de México si quiere ganar la gubernatura en el año 2023, debe llevar a cabo una operación cicatriz, armar una estructura confiable para su proyecto, mostrarse confiable ante varios sectores y no confiar tanto en lo que el presidente, Andrés López Obrador, pueda hacer por ella, más bien sumar todo lo que pueda en pos de asegurar el triunfo. La tarea no es fácil, los números no la favorecen y no cuenta con el efecto arrasador de AMLO, incluso, se piensa que debido al desgaste de Morena, tiene menos aceptación que en el 2018 cuando arrasaron en el Estado de México.

Seguro, en su mente todavía tiene clavada la espinita del 2017 cuando perdió con Alfredo del Mazo por escaso margen, cerca de 100 mil votos la separaron del triunfo y en el análisis, debe saber qué paso y qué le faltó para lograr el triunfo. Pero eso fue hace cinco años, La Maestra ha forjado un camino, se ha codeado con las élites nacionales, cercana al Presidente, Secretaria de Estado, será interesante ver la madurez y el colmillo político que tiene ahora, ya no es la candidata novata que los panistas y priistas miraban para abajo.

Pero los números no engañan, la tarea no es fácil, en 2017 ganó un millón 871 mil votos, mientras Del Mazo llegó a dos millones con aliados débiles como el Verde, Nueva Alianza y Encuentro Social, sin el PAN y el PRD, que lograron 682 mil y un millón 84 mil votos, respectivamente. Claro que se esperaba que su aliado principal, el Partido del Trabajo con Óscar González, declinara en su favor antes de avanzar la contienda, para cuando lo hizo se llevó 65 mil votos.

En 2018 la cosa cambió, con el efecto arrasador de López Obrador, las cifras de Morena pasaron a dos millones 751 mil votos, su aliado inseparable el PT logró 204 mil votos y su posible aliado el PVEM 276 mil sufragios, mientras el PRI solo logró un millón 453 mil voto, el PAN 963 mil sufragios y el PRD 430 mil.
En 2021 las cifras entre Morena y PRI se emparejaron gracias a la ayuda del PAN y el PRD al PRI. Morena obtuvo un millón 894 mil votos contra un millón 667 mil del PRI; el problema es que los posibles aliados de cada quien se maximizaron por un lado y, por el otro, se minimizaron. De esta manera, el PAN obtuvo 823 mil votos y el PRD 235 mil. En contraparte los posibles aliados de La Maestra, como lo es el PT, ganó 222 mil votos y el PVEM 332 mil.

Si se toman en cuenta las posibles coaliciones para el 2023, Morena y sus aliados tienen dos millones 450 mil votos aproximadamente, el PRI y los suyos tienen dos millones 730 mil sufragios, pero quién puede confiar más en sus aliados. Nueva Alianza, por su parte, obtuvo 208 mil, pero no tiene una decisión clara para el 2023, eso ayudaría a emparejar más los números y Movimiento Ciudadano asegura que va solo en la contienda.

Las encuestas como tal, tampoco marcan una tendencia abrumadora en favor de un partido o coalición. En la historia reciente de las elecciones; es decir, desde que el PRI dejó de ser hegemónico en 1996, La Mayoría Silenciosa ha mostrado cansancio de los gobiernos priistas pero sus adversarios, incluso algunos con ventaja en los sondeos, no pudieron ganar la contienda, Higinio Martínez con el PRD, Rubén Mendoza con el PAN, José Luis Durán con Acción Nacional y Delfina Gómez con Morena, todos perdieron con el PRI.

Hay cosas que son evidentes, su falta de diálogo para llevar a cabo la operación cicatriz con Higinio Martínez, líder del GAP, la inclusión de cuadros para formar una estructura confiable para su proyecto en donde se vean representados todos los grupos, entre ellos, Fernando Vilchis, Juan Hugo de la Rosa, tan solo por mencionar algunos. También le falta acercarse a varios sectores del Estado de México que no están del todo bien con el PRI ni con el PAN, cerrar las viejas heridas con el PT de Óscar González le ayudaría a mostrar madurez política; sin embargo, no lo ha hecho.

La Maestra debe recordar que hay poco tiempo y no puede confiar en que López Obrador haga todo el trabajo, algo en lo que sin duda ayudará el presidente, es en convencer a La Mayoría Silenciosa de que ella es la mejor candidata.

Del Moral juega con titulares Ana Lilia con suplentes

Mientras Alejandra del Moral juega con el primer cuadro del Gobierno del Estado, recibe el apoyo de varios funcionarios de primer nivel y en varios sectores, Ana Lilia Herrera juega con la banca. La aspirante a la gubernatura originaria de Metepec solamente es apoyada por cuadros que están en la banca, que ya tienen poco capital político y aunque llevan mucho tiempo en el proyecto del PRI, muchos de ellos llevan años sin tener acceso a un puesto de elección popular, desde que llegó Alfredo del Mazo al poder fueron marginados, ahí es donde radica su unión, en la revancha y la molestia.

En contraparte, Alejandra del Moral tiene el apoyo de todo el aparato gubernamental, del gobernador y, por supuesto, de varios sectores que jalan con ellos, entienden que la voluntad del inquilino de Lerdo es favorecer a su aspirante preferida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *