AMLO calienta candidatura para gobernador de Morena en EdoMéx

Las palabras del presidente de la República en torno a los ataques que recibe Delfina Gómez, secretaria de Educación Pública, la ponen en el ojo del huracán al considerarla una candidata fuerte, obvio para la gubernatura del Estado de México. De esta manera, López Obrador además de defenderla de los ataques la promueve como una persona honesta, también le anticipa a Higinio Martínez que no va solo en la carrera por la candidatura de Morena.

La multa impuesta por el Instituto Nacional Electoral (INE) debido a los descuentos que realizó la maestra a los trabajadores, cuando era presidenta municipal de Texcoco, debilitó las aspiraciones de Delfina Gómez, al mismo tiempo fortalecía las aspiraciones del senador de Texcoco, Higinio Martínez, por esta razón la intervención del presidente cobra relevancia ya que una de sus cartas perdía credibilidad ante La Mayoría Silenciosa. Con esta acción el presidente calentó el escenario a dos años de la elección, aunque, seguramente tendrá más cartas guardadas para competir en el 2023.

Veremos si Delfina resiste la presión que significa ser destapada con tanta anticipación; ya compitió una vez y perdió, puede que tenga una segunda oportunidad, pero para eso necesita crear estructura político-electoral en territorio mexiquense y no sólo estar a lo que López Obrador diga y mande, o en su caso esperar a que el dueño del GAP, Higinio Martínez le haga el trabajo, pero ahora es su contendiente y se nota que quiere pelear la candidatura de manera seria.

A la titular de la SEP su cargo le permite visitar el estado a lo largo y ancho, reunirse con los medios de comunicación, aceptar entrevistas en todas las regiones; sin embargo, lo importante es saber si quiere hacer el trabajo que implica posicionarse ante La Mayoría Silenciosa y soportar el desgaste de ser la consentida del presidente para la candidatura.

Veremos si los grupos morenistas mexiquense le abren la puerta, la cobijan y la fortalecen de cara al 2023, si no lo hacen sabremos que están en rebeldía con Andrés Manuel López Obrador y una división de ese tipo sería catastrófico para las aspiraciones de Morena, quieren ganar la joya de la corona de las gubernaturas y eso es dar un paso importante hacia la presidencia de la República.

PT, renovarse o morir

La disputa por los espacios en el Partido del Trabajo (PT) cada vez es mayor, el boom que tuvieron en el 2018 y la bajada que tuvieron en el 2021 los ubicó en su realidad, el problema es que hay mucha gente que esta cansada de estar en la banca y quieren renovar no sólo a sus líderes, sino también acceder a cargos que llevan años con el mismo titular. Desde el mismo Óscar González Yáñez, que sigue y seguirá siendo el verdadero líder hasta la titularidad del IEEM en manos de Joel Cruz Canseco, los petistas quieren relevar varias posiciones y renovar a sus líderes dando paso a nuevos cuadros con la esperanza de salvar el registro.

La salvación no se ve fácil, las multas los ahogan, el PT nacional les quita la mitad de las prerrogativas para pagar multas del pasado, Oscar González presta la coordinación del partido, pero siempre conserva la administración de los recursos a través de su testaferro, Omar Garay por tanto, se queda con su tajada, lo demás se reparte entre la coordinación estatal que cada vez crece más. Así es casi imposible lograr la salvación.

El PT también ha enfrentado fugas en los últimos meses y pueden prolongarse en caso de no abrir los espacios necesarios. Los rumores indican que el exdiputado Luis Antonio Guadarrama, ha solicitado la representación ante el Instituto Electoral, aunque muchos lo ven con un pie fuera, mismo caso el de Ana Yurixi Leyva, quien a pesar de trabajar duro en el sur del estado para aportar voto no encuentra un espacio digno que le permita quedarse. Incluso al dirigente estatal, muchos ya lo ven fuera de la coordinación, pero otros lo ven en el IEEM.

Fonden, la incongruencia de Morena

La devastación que han traído los efectos meteorológicos de las últimas semanas, ha puesto en entre dicho la congruencia del partido Morena, quienes por un lado solicitan 7 mil millones de pesos al gobierno estatal, cuando el fondo de desastres tiene una cantidad muy por debajo de los solicitado y, mientras los diputados morenistas piden dinero al gobernador, los priistas les piden que acudan al presidente, sabiendo que su partido desapareció el Fondo de Desastres Nacional (Fonden).

Como siempre, La Mayoría Silenciosa paga las consecuencias de los pleitos políticos y queda en medio de sus disputas, lo peor del caso es que mientras se discute el tema, miles de familias no sólo en el Estado de México sino también en otras entidades, la ayuda tarda mucho en llegar y las familias viven una situación desesperada por no tener alimentos, agua, un lugar en donde dormir y servicios básicos mínimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *