Caída Libre

*Víctor Yáñez*

Foto: Especial.

Cadena de complicidades

La brecha rumbo a la gubernatura en el Estado de México ha empezado a ampliarse. Cada día crece la lista de posibles aspirantes, principalmente del Partido Revolucionario Institucional. Ya lo habíamos señalado con anterioridad, la influencia política de Alfredo del Mazo es mucho menor de lo que se podía esperar y conforme se vayan consumiendo los meses esta “influencia” se va a ir diluyendo.

Lo que antes distinguía al tricolor era su unidad y cohesión como partido, pero todo parece indicar que estos dos elementos han sido sustituidos por la simulación y apatía priistas, sino solo hay que echar una mirada a Nextlalpan, donde la alianza “Va por el Estado de México” no pudo contra Morena y sus aliados del PT, PVEM y NA y los aliados registró una estrepitosa derrota el pasado 14 de noviembre en los comicios extraordinarios.

Quién va a aceptar la derrota en Nextlalpan. ¿Alejandra del Moral? A quien por cierto no se le ve en las sesiones del pleno en el Congreso local; el pretexto de la diputada local es que atiende cuestiones de partido en su calidad de presidenta del PRI, pero si eso fuera verdad, los resultados hubieses sido otros.

Está bien que se pierda una elección, pero con una diferencia tan grande (3000) votos, ¿entonces el trabajo de los delegados del PRI, tanto municipal como distrital? Simularon acaso.

O será porque no les pagan ni un solo centavo. Y la verdad, será mucho amor a la camiseta, pero los 125 delegados municipales del PRI, como de los coordinadores regionales comen a diario y trabajan también y todo ello genera gastos.

Porque eso también es un trabajo, pero en el PRI, en la era de Alejandra del Moral, nadie se los reconoce, porque no hay paga. Y de a gratis, nadie trabaja o casi nadie.

Existen antecedentes de la mala paga en el Revolucionario Institucional. Desde que dejaron de ser gobierno en el 2018, el PRI en el Estado de México ya no cubre sueldos de la militancia. Bueno de la militancia no, quizás de la dirigencia sí, porque no creo que Alejandra del Moral, sea una presidenta del papel. O sí. ES pregunta.

Entonces ¿Dónde están las prerrogativas que el IEEM le otorga a cada partido político? Que si bien, éstas han ido de más a menos porque en la elección del 2018, Morena se llevó la mayor tajada del pastel a nivel federal.

Pero tres años después la balanza se equilibró un poco, por lo tanto, le toca más dinero al PRI por concepto de prerrogativas. ¿Quién se queda con ese dinero? ¿el poquito o mucho recurso, quien lo maneja? Porque no se les paga a los delegados, a la militancia. A que juega el PRI ¿a perder?

Alejandra del Moral quiere o no ser candidata del PRI a la gubernatura, sino no mandaría a pagar, encuestas que la colocan como la favorita en la pelea para la gubernatura.

Solo por citar un dato. Este año el IEEM aprobó una partida presupuestal de 951 millones 830 mil 296.09 pesos para los 11 partidos políticos que participaron en la contienda del 6 de junio.

Como dato, a Morena le correspondieron más de 306 millones de pesos; al PRI 178 millones de pesos, al PAN, más de 131 millones; al PRD, 79 millones; en tanto al Partido del Trabajo, 57 millones; al PVEM dispuso de 64 millones; Movimiento Ciudadano, recibió 18 millones y Nueva Alianza, recibió 55 millones.

Es más, hubo dinero para los de reciente creación: Encuentro Solidario, Redes Sociales Progresistas y Fuerza por México, los partidos con registro condicionado al resultado del voto del pasado 6 de junio, que recibieron 18.9 millones pesos, cada uno.

Si a este punto de ausencia de salarios a los delegados del PRI se le suma la credibilidad a su dirigente; la derrota de los comicios extraordinarios de Nextlalpan; entonces como van a la batalla por la gubernatura en el 2023 si no tienen armas ni escudo. Entonces cómo.

La falta de pericia política del gobernador Alfredo del Mazo, va a complicar la sucesión priista en el Estado de México, más si se le suma el poco respaldo de los diputados federales. Porque está visto que, de los 13 legisladores con un escaño en el Congreso de la Unión, uno o dos cuando más, jalan para el bando de Alfredo del Mazo.

Gustavo Cárdenas, si bien no rompió lanzas con Alfredo del Mazo, si quedó resentido, luego del cambio repentino en la coordinación de los diputados federales del Estado y ello lo orilló a sumarse al equipo de Alejandro Moreno Cárdenas, hoy presidente Nacional del PRI.

Pero además existen otros diputados que sin dudarlo se inclinarían por el político campechano. Es más, trabajan de la mano para poder llevar a buen puerto los comicios del 2022. Uno de ellos es el responsable de organizar los procesos y el otro, la estrategia electoral, por lo tanto, Ricardo Aguilar como Carlos Iriarte están del otro bando.

 Es más, ambos tienen en mente enrolarse a las encuestas por la gubernatura, sin duda de la mano de Arturo Montiel. Tanto Ricardo como Carlos, ven con buenos ojos que sea Ana Lilia Herrera de la confianza de Alito Moreno, porque ello, ensancha el proyecto del campechano rumbo al 2024, que sin duda pasa por el 2023 y si gana el PRI la gubernatura, entonces Alejandro Moreno Cárdenas no tendrá problema alguno para ser ungido candidato por el PRI a la presidencia de la República.

Pero no se puede descartar en este proyecto a Elías Rescala, como el hombre de confianza de Alfredo del Mazo. Nuevo para jugar en las grandes ligas. De Alejandra del Moral, poco se podría decir, luego de los resultados que entregó últimamente. Lo cierto que son ellos, las cartas de Alfredo del Mazo para meterse a la pelea por la sucesión.

Sin embargo, valdría la pena no descartar a Laura Barrera quien ha mantenido una carrera política en ascendencia y con firmeza y eso le da un plus para meterse en la lista de los favoritos por la gubernatura. Por otro lado, no hay que olvidar a Ernesto Nemer, todavía secretario general de Gobierno.

Él, ha sido pieza clave para la gobernabilidad del Estado de México, pero si quiere aspirar a pelear la candidatura, tiene que convencer a Alfredo del Mazo a que acepte por adelantado su renuncia a partir del 31 de diciembre del presente y año y el primero de enero de 2022, Ernesto Nemer inicie un nuevo proyecto de vida.

Ya son más de 4 décadas y es tiempo de cosechar lo que con tanto ahínco se ha trabajado. La pregunta es: El secretario general de Gobierno, se atreverá a presentar, una vez más, su renuncia a Alfredo del Mazo para ir en pos de la candidatura del PRI a la gubernatura. Al tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *