miércoles, abril 17, 2024
Opinión

Caída Libre

Compartir:

*Víctor Yáñez*

Foto: Especial.

La credibilidad del PRI, por “los suelos”.

Ya no es uno, ahora son dos los alcaldes priistas los que están abonando al descredito de su partido, el Revolucionario Institucional.

El primero, originario de la tierra que vio nacer al “profe” Carlos Hank, Santiago Tianguistenco.

El “profe” Hank fue ejemplo para muchos políticos por esa forma tan peculiar de hacer política. El exgobernador del Estado de México, consideraba que “un político pobre, era pobre político”. Por ello la relevancia de la acusación, sobre todo por violación en contra del actual presidente municipal.

Diego “N” está acusado de abuso sexual en contra de una joven, en donde hay imputaciones directas, pero poco ha hecho la Fiscalía del Estado de México para “apretar” las investigaciones y lograr su captura. Porque la orden ya está girada.

La pregunta es. ¿Qué estarán esperando? A que salga del país.

La semana pasada se supo que el alcalde de Tianguistenco, solicitó una licencia para ausentarse del cargo para atender asuntos personales. Y de su paradero poco se sabe. 

Un mes después, se registró un operativo parecido, como el vivido en Santiago Tianguistenco en busca de Diego “N”. Ahora, al que buscan es a otro priista, pero este es alcalde de Toluca, llamado Raymundo Martínez Carbajal, de quien hay una ficha roja para buscarlo en el país como en el extranjero.

De lo que se sabe, es que a Raymundo Martínez se le busca, porque está acusado por su exesposa Viridiana Rodríguez por secuestro exprés.

Estos son los nuevos tiempos de la política, donde los hombres que detentan el poder, a través de un partido político que sin importar sus alcances o afectaciones, no se detienen ante nada. Que nos está pasando; el poder los está “enfermando”.

En la víspera de los comicios del 2024, el Partido Revolucionario Institucional está obligado a tomar cartas en el asunto, y dar un giro de 180 grados en la selección de candidatos.

El primer paso conocer su perfil psicológico, para cerrarle el paso al número de riesgos por conductas antisociales y de mala nota, como las que se han vivido en los últimos días. Porque esos prietitos en el arroz en nada le ayudan al PRI a recuperar la credibilidad del electorado.             

Porque con ese tipo de alcaldes, tanto de Santiago Tianguistenco como de Toluca, por su comportamiento, para que quiere el Partido Revolucionario Institucional adversaros políticos, si con políticos como ellos, más que suficiente para frenar el proyecto de quitar a Morena del poder presidencial y evitar el control del Congreso de la Unión.

Eso es por un lado, para el caso del Estado de México, Morena va por la mayoría de los distritos locales electorales y el mayor número de alcaldías del Estado de México y poder consumar la 4T, ese es el cometido final.

Quien lo iba a pensar. Buscan a Mario Santana para candidato del PRI a la alcaldía de Villa de Allende.  El oriundo de Turcio, en Villa Victoria ha sido cuatro veces presidente municipal y en dos ocasiones diputado local.

El trabajo desplegado en Villa Victoria como en el distrito X con cabecera en Valle de Bravo, hace que la gente de Villa de Allende busque a Mario Santana Carbajal para que abandere las causas de los habitantes de Villa de Allende.

No suena descabellada la idea, considerando que este municipio es gobernado por Arturo Piña Garcia, originario de Donato Guerra, pero que ha dedicado algo así como 15 años a esta región del suroeste del Estado de México, por eso no sería raro que un priista importado de otro municipio, Villa Victoria, dirigiera los destinos de esta tierra mazahua.

La última palabra, la tiene Mario Santana.

Arturo Piña García, actual alcalde de Villa de Allende ha gobernado en dos ocasiones y en esta es reelección porque el pueblo así lo quiso. La gente reconoce el trabajo del político perredista, que si ser de ahí, ha hecho suyas las aspiraciones y anhelos de esa tierra mazahua.

Tan solo la idea de que el priista originario de Turcio este en el radar de los habitantes de Villa de Allende, evidencia que el PRI en ese municipio ha quedado reducido a nada y la gente le apuesta más a los candidatos sin importar de que partido político militan, lo que la gente busca es un cambio verdadero como el que viven y gozan.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *