Expectativa con rumbo

*Aarón Dávila*

Foto: Ilustrativa.

Cada año que llega genera nuevas expectativas en el trabajo, el hogar, los estudios, la familia y, sucesivamente, cada asunto de nuestra vida.

Esperanza o posibilidad de conseguir una cosa; la palabra expectativa procede del latín (exspectātum), que significa mirado o visto.

La primera definición de expectativa en el diccionario de la real academia de la lengua española es esperanza de realizar o conseguir algo; otro significado de expectativa en el diccionario es posibilidad razonable de que algo suceda.

Una expectativa es lo que se considera lo más probable que suceda, que es una suposición centrada en el futuro, puede o no ser realista. Un resultado menos ventajoso ocasiona una decepción, al menos generalmente.

Si algo que pasa es completamente inesperado suele ser una sorpresa; una expectativa sobre la conducta o desempeño de otra persona, expresada a esa persona, puede tener la naturaleza de una fuerte petición, o una orden, y no sólo una sugerencia; es por esto mismo la importancia de generar expectativas ciertas.

Si bien, esperanza es sinónimo de expectativa, soñar no lo es; es decir; baso mis expectativas y esperanzas en propuestas reales y alcanzables, no que soñar sea malo, pero no podemos vivir soñando, es necesario que expongamos con claridad el rumbo deseado, con los pies bien puestos sobre la tierra y, por supuesto, soñar nuestros propios sueños, los de alguien más no aplicarán a nuestra vida de ninguna manera.

Podemos estar a la expectativa de muchas cosas, aunque cuidar que no sean demasiadas es también importante. Creemos expectativas que logremos ver cumplidas y por supuesto estaremos a la altura de ellas.

Este año no es la excepción, llega con muchas expectativas por delante, midamos la certeza de cada una de estas, que no se conviertan en vanos propósitos, más bien en promesas cumplidas.

Tenemos grandes expectativas cuando iniciamos un año nuevo. Podemos y debemos ser mejores, recordemos que no hay ambiente perfecto, pero sí actitud correcta.

Puede ser que una gran oportunidad venga en camino y que esta sea la que hayas estado esperando por mucho tiempo; ese sueño o deseo parece estar cerca de cumplirse y ya sabes exactamente cómo lo harás.

En tu mente ya imaginaste cómo serán los minutos, horas y días en que invertirás tu tiempo y tu dinero.

Todos vivimos buscando oportunidades en la vida para crecer, desarrollarnos hasta llegar a cumplir nuestros deseos y sueños; lo que vemos a veces es favorable, pero no siempre.

Si tus expectativas de vida además son fundamentadas en Dios, por medio de la fe, seguramente encontrarán eco.

Hacemos planes según lo visible y comenzamos a confiar en diferentes pensamientos, personas o circunstancias, pero no nos damos cuenta de que lo invisible, lo que Dios está haciendo, es siempre acomodando nuestro destino.

Que este sea un gran año desde su inicio, con motivos auténticos, fe y expectativas ciertas, con muchos aciertos y grandes ventanas de oportunidad.

Feliz año para todos, con mucho cariño.

Archivado en: Opinión Tags: ,

You might like:

¿Qué haremos con nuestros hijos? ¿Qué haremos con nuestros hijos?
Al llegar a casa Al llegar a casa
Asertividad, un valor singular Asertividad, un valor singular
Este es un buen momento para cambiar Este es un buen momento para cambiar

% Respuestas

Submit Comment

© Copyright 2017 | Todos los derechos reservados. Diario Evolución.

Sitio desarrollado por CGM Agencia.