martes, julio 16, 2024
Nacionales

Murió Jean Succar Kuri, empresario y líder de una red de pederastia

*Redacción Diario Evolución*

Foto: Especial.

Jean Thouma Hannah Succar Kuri, sentenciado por pornografía infantil y corrupción de menores, falleció a los 79 años en una clínica privada en Cancún, Quintana Roo, debido a problemas cardiacos; sus abogados buscaban el beneficio de la prisión domiciliaria por sus problemas de salud.

Este sujeto fue señalado de ser el líder de una red internacional de pornografía infantil con sede en Cancún, integrada por políticos, empresarios y funcionarios públicos. Esta red fue documentada en el libro “Los Demonios del Edén” de la periodista Lydia Cacho.

El exmagnate, originario del Líbano y nacionalizado mexicano, fue trasladado el pesado 31 de mayo al área de Medicina Interna del Hospital General “Jesús Kumate” en Cancún por una falla cardiaca; el 6 de junio, fue dato de alta para ser llevado a un hospital privado donde murió.

El empresario, purgaba una condena de 93 años de prisión por el agravio cometido al menos contra siete víctimas, tenía una audiencia el próximo 8 de julio para que un juez federal analizará su petición para otorgarle el beneficio de prisión domiciliaria.

Diario Evolución te recomienda:

El empresario se encontraba recluido en el Centro de Reinserción Social de Cancún. En septiembre de 2023, Jean Succar Kuri fue trasladado de un penal federal en Chiapas al de Cancún, una decisión que la periodista Lydia Cacho criticó al indicar que el empresario gozaría de privilegios.

Jean Succar Kuri, el monstruo de Cancún” es un video colgado en la plataforma de YouTube en el que se aprecian al menos dos confesiones del empresario libanés respecto al abuso sexual infantil y la pornografía infantil por los que fue condenado.

Ante un juez federal, Succar Kuri reconoció haber tenido relaciones sexuales con al menos cinco menores de edad y que escondía cámaras durante los actos para grabar los encuentros y después difundirlos por internet.

Visítanos en Facebook X.

G.L.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *