lunes, febrero 26, 2024
Opinión

Por la Libre

*Víctor Yáñez*

Foto: Especial.

¿Carlos Eduardo Barrera tendrá el valor de denunciar?

Debería de pagar caseta, a sugerencia de mi mujer, pero no… me gusta irme por la libre.

Hoy, a unas cuantas horas-192 horas- en que el rector de la UAEMéx, Carlos Eduardo Barrera Díaz, presente a la comunidad universitaria los resultados de su primer año de gestión, le han crecido los enanos.

Primero, tuvo serios problemas con el contralor interno, Victorino Barrios, emisario de los morenistas.

Ahora, en la víspera de su Primer Informe de Actividades, por cierto, al que con seguridad asistirá el gobernador Alfredo del Mazo, el rector de la Universidad Autónoma del Estado de México, Carlos Eduardo Barrera Díaz, es cuestionado en torno al cochinero financiero que registra la máxima casa de estudios.

Por un lado, sale a relucir que la UAEMex, le adeuda al Ayuntamiento de Toluca, más de 104 millones de pesos por concepto de impuesto predial

Ante la crisis financiera que vive el Ayuntamiento de Toluca, no le caería nada mal que el rector de la UAEMÉX se pusiera al corriente con sus contribuciones. Lo que es claro que, si el rector no pago antes, mucho menos ahora.

Y hace unas horas, a través de un video, se ventiló que Alfredo Barrera Baca y otros exrectores, no pagaron las cuotas al ISSEMyM y el adeudo, es un golpe al descaró y mal manejo de los recursos. Estamos hablando de más de 1,300 millones de pesos.

Qué barbaridad. En que colchón cabe tanta lana. De verdad Alfredo Barrera, debió haber comprado, por lo menos unos 10 colchones King Size, para poder meter a puños los billetes. Y no solo él, porque de otra forma no se explica, donde guardaron tanta lana los ex rectores de la UAEMéx.

Imagínese juntos mil 300 millones de pesos. Si es una lana.

Bueno, si un millón de pesos, es mucho dinero. Ahora haga cuentas, de mil millones de pesos. Es muchísimo dinero. Pero estamos hablando de mil 300 millones de pesos. 

Así se las gastaba Alfredo Barrera. ¿Dónde quedó el hombre honesto y pulcro, dónde?

Porque si no fue él quien desvió los recursos, porque no procedió a denunciar a quien lo hizo. Porque Alfredo Barrera calló boca y se hizo como si la “virgen le hablara”.

La pregunta es: El rector de la UAEMéx, Carlos Eduardo Barrera, tendrá el valor moral y civil de ventilar los casos de crisis financiera por los que atraviesa la máxima casa de estudios del Estado de México, considerando que tendrá como invitado especial al gobernador Alfredo del Mazo y quizás eso provoque en el rector escalofríos y vaya a sentir que se le doblan las piernas. Ojalá y Eduardo Barrera se arme de valor y de una vez por todas, ofrezca un informe real de la situación financiera y administrativa que registra la UAEMéx. Sería sano para la comunidad universitaria.   

La sucesión en el Estado de México, cada día registra nuevos matices.

Este fin de semana, los morenistas, entre otros, Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno de la CDMX, junto con Augusto López, secretario de Gobernación, reunieron a lo más granado de la clase política del Estado de México.

Estuvo en primera fila, el líder moral del GAP y senador de la República, Higinio Martínez, además del administrador de Aduanas, Horacio Duarte y la secretaria de Educación, Delfina Gómez Álvarez, que, para muchos, sigue siendo favorita para encabezar el proyecto de Morena con miras a los comicios del 2023. Además, el líder de Morena, Maurilio Hernández González.

De ser ella, la abanderada de Morena a la gubernatura el próximo año, el partido en el poder, (PRI) tendrá que decidirse por su mejor carta y en ese proyecto político, solamente figuran, desde mi punto de vista, dos diputadas federales. Laura Barrera Fortoul y Ana Lilia Herrera Anzaldo.

Se pudiera hablar de una tercera vía, Alejandra del Moral, pero en las últimas semanas ha ido de más a menos. Primero le piden que deje las riendas del PRI, que según sus números entregó resultados positivos en las 3 ocasiones que tuvo oportunidad de dirigir al Partido Revolucionario Institucional.

La pregunta es: En política, porque darle las gracias a un activo, como sucedió con Alejandra del Moral, cuando ha entregado resultados positivos. Algo huele mal ahí.

Porque si la quieren proyectar para cosas mejores como la candidatura a la gubernatura, no hay mejor lugar que el liderazgo en el partido que la formó y la hizo alcanzar los objetivos planteados.

Eso como primera acción. Pero contrario a los cánones, a Alejandra del Moral le quitan proyección política al retirarla del PRI y además le piden el espacio que tenía en la LXI legislatura para que lo cediera a Isabel Sánchez Holguín, quien hasta hace unas semanas era la secretaria de la Mujer en el gobierno de Alfredo del Mazo.

Ahora, Alejandra del Moral se desempeña como secretaria de Desarrollo Social en el gobierno del Estado de México y tiene que echar mano de su ingenio y creatividad, bueno hasta disfrazarse de mujer mazahua, para tener operatividad política en la zona norte de la entidad y no ser sancionada por el INE, por aquello de la promoción personal.

Es de todos sabido que la hoy titular de SEDESEM, podrá “moverse” en los municipios, pero siempre y cuando el poderoso Lalo Flores, subsecretario de Desarrollo Social lo autorice, porque hay que tener presente que no se mueve ni una despensa, menos una tarjeta Rosa, sino pasa por las manos de Lalo Flores.

Entonces que movilidad le dieron a Alejandra del Moral, para que amplíe su proyección política, en las vísperas para la renovación del Poder Ejecutivo. Porque, desde mi punto de vista, está atada de pies y manos. Ojalá y me equivoque.

Ante este escenario que se plantea con Morena y sus aspirantes, porque ellos- los morenistas- van trazando su hoja de ruta, no queda más que observar en el PRI como en el PAN, principalmente que las opciones para la gubernatura se van cerrando.

Por ejemplo, el secretario General de Gobierno, Ernesto Nemer ve con tristeza su cruda realidad, porque sus opciones de ser el candidato del PRI a la gubernatura son mínimas, pese a los esfuerzos de mantenerse vigente, pero no ha encontrado la fuerza suficiente para meterse a la puja final.

Hoy, su padrino político, Emilio Chuayffet Chemor- está disminuido y su presencia en los actos políticos cada vez es más notoria, sobre todo porque ya no tiene la fuerza ni las ganas de lidiar con los exgobernadores y eso le resta puntos, sumamente importantes al todavía secretario general de Gobierno que mantiene prendida su velita hasta el final, porque sabe que no hay peor lucha que la que no se hace.

Por el bando de enfrente, Ricardo Aguilar sigue cosechando bonos, sabe que la mejor estrategia es la suma y en eso ha inclinado sus baterías.

Se ha dejado ver con Gustavo Cárdenas Monroy, un político de amplia experiencia, pero, sobre todo, con gran arraigo en la zona norte del Estado de México que bien le puede ayudar a conciliar con los distintos grupos políticos de la región.

Lo mismo ha hecho con Carlos Iriarte, sobre todo, por la influencia política con la gente de dinero en la región de Huixquilucan, porque en campaña se ocupa de todos los sectores de la población y eso lo sabe Ricardo Aguilar.

Además, Ricardo Aguilar, actual secretario de Organización del CEN del PRI se dejó ver con el secretario general de Gobierno, Ernesto Nemer, para mandar señales de unidad en inclusión a todos los sectores y grupos del PRI. 

Por otro lado, hay que tener en cuenta, que el hoy diputado federal plurinominal, Carlos Iriarte, está en la puja por la candidatura.

Hoy como nunca, Carlos Iriarte Mercado está en el mejor momento de su carrera política que se impulsa desde Carmen Serdán, en la colonia Ciprés, en la ciudad de Toluca.

Por eso no se puede descartar a ninguno de los dos.

Tanto Carlos (Iriarte) como Ricardo (Aguilar) son dos políticos de experiencia y con amplia carrera política y serían prospectos viables para alcanzar la candidatura del PRI a la gubernatura del Estado de México. El primero impulsado por Arturo Montiel y el segundo, por Enrique Peña.

En esta misma tesitura, está Elías Rescala, identificado como “el delfín” del gobernador Alfredo del Mazo para alcanzar la candidatura a la gubernatura.

Rescala Jiménez, es un activo importante en la LXI Legislatura, donde tiene la encomienda de conformar un marco jurídico acorde a las necesidades de los más de 17 millones de mexiquenses, esa es su chamba.

Por lo tanto, en los próximos meses, por lo menos de enero a septiembre, plazo que Morena ceda la Junta de Coordinación Política al PRI y recaiga en manos de Elías Rescala, su trabajo tendrá inclinación legislativa y a partir de octubre del 2022, el giro de Elías Rescala deberá de ser de 180 grados si verdaderamente le interesa meterse a la puja por la candidatura a la gubernatura de la mano de Alfredo del Mazo. Así es como funciona.

A partir del mes de septiembre, Elías Rescala tendrá un panorama más amplio sobre sus acciones legislativas, pero, sobre todo, de la encomienda para ganarse la confianza de la gente.

La aspiración de Elías Rescala válida. Hay que echar un vistazo al pasado. El mismo camino recorrió Enrique Peña Nieto, claro, con otro líder, Arturo Montiel, que lo llevó de la mano para alcanzar, primero la candidatura y luego la gubernatura en 2005 y su proyecto no fracaso.

Si bien es cierto, son escenarios distintos. Del Mazo no tiene la visión, mucho menos el margen de maniobra que tenía hace 17 años Arturo Montiel, porque el político de Atlacomulco no enfrentaba la presión política de Felipe Calderón Hinojosa, como la que ahora ejerce Andrés Manuel López Obrador sobre Alfredo del Mazo.

Son escenarios distintos. Y si a ello, le sumamos el atropello político de Alejandro Moreno, líder nacional del PRI, pues Alfredo del Mazo está “frito” en sus pretensiones de impulsar a su “delfín” desde el Congreso local.

Los próximos meses por venir, será definitorios para el PRI, si va solo o de la mano con Enrique Vargas, que lo único que ha ganado, son bonos en arrogancia y pedantería, porque como aspirante blanquiazul, eso le queda muy lejos.

Por el perredé ni que hablar. Los tiradores, son los más flacos de la baraja. Omar Ortega, coordinador de los diputados del PRD en la LXI legislatura; Arturo Piña García, presidente municipal de Villa de Allende y Eduardo Neri, ex presidente municipal de Capulhuac y un paso gris como Cónsul.

Por eso digo, que tanto el PRD como el PAN, no tienen material para meterse a la pelea por la gubernatura. Si ayuda, porque es un tema mediático, pero que en la realidad no les alcanza para ser candidatos.

Por decir algo, el PAN, obtuvo en la última elección para alcaldes y diputados locales, 800 mil votos, ni siquiera alcanzó el millón de sufragios; mientras que el PRD, solamente hizo 300 mil votos. ¿Con eso quieren competir?

Es un suicidio. Pareciera que solamente quieren sacar tajada de las prerrogativas que otorga el IEEM año con año a los partidos políticos, sino pregúntenle a Juan Zepeda, ex candidato del PRD a la gubernatura del Estado de México en el 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *