sábado, mayo 18, 2024
Opinión

Un amor que nunca cambia

*Aarón Dávila*

Foto: Especial.

No son más los que aman, que los que desean ser amados. En forma inverosímil, el amor paso de ser un don a un favor, dejo de ser virtud para convertirse en simple atracción, paso de ser inspiración a compromiso.

A mi parecer, sólo existen dos tipos de amor:

 -El que es verdadero-  y –el que es fingido. –

El amor verdadero es sin fingimiento y el amor que se finge simplemente no es amor. El amor no es un festejo, tampoco un bello regalo, mucho menos un beso; todo eso expresa de la manera más pequeña solamente, lo que realmente es el amor. El verdadero amor es probado y de la prueba sale victorioso.

El verdadero amor busca sabiduría y resuelve con inteligencia los tropiezos del camino, antes de decir: ¡no más! Lucha hasta el cansancio y aun después, se levanta con la esperanza del fundamento de la fe que todo lo llena y nada deja por visto.

Cuando amas en verdad lo entregas todo y sin medida, siempre hay un nuevo día por vivir y un camino nuevo por andar. El verdadero amor está inspirado en el sacrificio de Jesús en aquella cruz del calvario y en el dulce amor de una madre. El verdadero amor toma tu mano y sin importar la fuerza del viento o la inclemencia del tiempo te sostiene, te alienta a seguir y te consuela.

El amor no se conforma con migajas, lo da todo y espera todo.

Si me lo permiten, quiero compartirles un poema que escribí hace un tiempo, se encuentra en un libro de mi autoría llamado “Hoy cortaré una rosa” © ®

El verdadero amor

El verdadero amor hermosea tu rostro.

Te hace andar en lugares especiales.

Es como el buen mosto.

El verdadero amor se prueba a sí mismo.

Con sus hechos respalda sus acciones.

En él siempre hay un atisbo.

Encuentra como corregir sus errores.

Aun de estos los menores.

El verdadero amor busca, guía.

Se sujeta al bien común.

Otorga la gracia de ser día a día.

El verdadero amor no obliga ni exige;

Te da libertad y transige.

Con cierto trasiego sacude su culpa.

No alcanza, ni siquiera intenta,

Dispensar su paso a cuesta.

El verdadero amor ríe,

Encuentra motivos, nunca se cansa.

Busca la siguiente corriente.

Siempre vuelve a casa.

El verdadero amor va al frente.

Encuentra un mejor camino.

La debilidad lo hace fuerte.

El verdadero amor es consiente.

En él, espera y se paciente.

Ser amado es un gran tesoro pero amar, amar es un don de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *