miércoles, abril 17, 2024
Opinión

Un verdadero liderazgo

Compartir:

*Aaron Dávila*

Foto: Ilustrativa.

En esta ocasión quiero hablarles del verdadero liderazgo, aquel que se vive y debe vivirse en la vida diaria.

Normalmente cuando se habla de liderazgo, por alguna extraña razón, a los conferencistas les urge llegar al tema laboral o político; en mi caso, me urge más tocar otros asuntos con antelación.

En primer lugar, me interesa reconocer algunos principios del liderazgo, aquellos que le dan motivo.

Por tanto, entrando en tema, comencemos por definir y entender: ¿Qué es un líder?, primeramente, e inmediatamente después ¿qué es el liderazgo?

Líder es quien sabe (noción de conocimiento) guiar, dirigir o mover su propia vida y la de otros, y por supuesto, es seguido voluntariamente por los demás. ¿Déjame ver quién te sigue?

Liderazgo (acción o ejercicio del líder) es la capacidad de guiar, mover y llevar tu propia vida y la de otros a hacer o alcanzar cualquier lugar o situación que el líder proponga.

No obstante, el correr del tiempo, la experiencia, no siempre es favorable a toda causa; la memoria de los días pasados nos permite construir los días venideros.

Inminente surgen dos preguntas: ¿Quién puede ser llamado líder? y ¿cómo ejercer un verdadero liderazgo?

Quien se jacte de ser un líder, o busque serlo, debe desarrollar 5 cualidades fundamentales.

La primera de estas es: congruencia. Sus pensamientos y sus acciones no luchan entre sí, sus motivos, y cuál debe ser el siguiente paso, le son claros; el testimonio de su vida habla más que sus palabras.

En segundo lugar: un líder debe ser integro; es decir, una persona recta, probada e intachable. A esto le llamamos autoridad moral.

La autoridad moral no es otra cosa más que tener la capacidad y la disposición de dejar ver a quienes pretendes liderar, los valores que rigen tu vida, sin temor de hacerlo.

En tercer lugar: un líder sabe ser negociador. Maneja los asuntos de la vida diaria de la manera correcta, en el momento correcto; entiende la importancia de reconocer la capacidad de quienes caminan a su lado, sabe alternar responsabilidades y turnos de acción, medir los resultados de su equipo y mediar las situaciones que se presenten. Logra mantener en armonía las acciones de quienes lo siguen.

En cuarto lugar: un líder sabe vivir con valores. Es una persona de principios, que reprueba los antivalores; entiende y practica la regla de oro, “haz con los demás todo lo que quieras que los demás hagan contigo”.

Un líder procura el bien común, promueve el respeto, la tolerancia y la paz entre su equipo o quienes lo siguen.

En quinto lugar: un líder es osado. Es resuelto, atrevido, no teme enfrentar los retos, es determinado; su sí siempre es sí y su no siempre es no. Esta es, además, una cualidad propia de una persona emprendedora, entendiendo por emprendedora a aquella persona que busca nuevos horizontes, que no teme a enfrentar diferentes retos, ni alcanzar nuevos destinos.

Bueno, teniendo en claro quién es un líder y las cualidades que debe mostrar; entendamos ahora el liderazgo y sus tipos.

El liderazgo es la acción del líder y es, además, una acción continúa; muchos piensan que el liderazgo sólo se ejerce de 9 a 2 y de 4 a 8. El líder podrá y deberá ejercer 5 tipos de liderazgo.

En primer lugar: tenemos el liderazgo personal. Este nos permite la claridad de saber siempre a dónde ir y cómo dirigirnos. No podemos esperar liderar a otros, si no logramos guiar nuestra propia vida antes.

Saulo de Tarso decía a uno de sus discípulos: “Procura en todo ser ejemplo de virtud y sabiduría”. Aprender a guiar de la manera correcta nuestra vida, en lo personal, da como resultado eliminar el protagonismo, la jactancia o el yoyísmo. Primero yo, después yo y siempre yo, “ninguno tenga mayor concepto de sí, que el que debe tener”.

En segundo lugar: el líder deberá ejercer el liderazgo familiar. El primer acierto de un líder es saber ejercer su liderazgo en su entorno familiar.

Al respecto, me pregunto: ¿Deberá un padre ser líder de sus hijos?

Por ejemplo, ¿será que un esposo deba saber liderar a su familia o una esposa, en su caso? En la familia ser líder es compromiso de ejemplo.

Han escuchado aquella frase que dice: “No puede con su familia y quiere decirnos cómo”. Un verdadero liderazgo hace cimiento en su familia y después construye.

En tercer lugar: el ejercicio del liderazgo laboral. Para los que aún no lo han notado, los jefes se extinguieron con el último de los mohicanos; los jefes en la actualidad ya no funcionan.

La palabra jefe deriva del francés chef (jefe de cocina) y, de esta, a su vez deriva la palabra caput (cabeza); tanto chef como caput establecen una jerarquía o rango superior y denota superioridad a quienes ordenan, se les llama subordinados o quienes están debajo de.

En el ejercicio laboral es importante señalar que, en la actualidad, dar órdenes y subordinar son acciones que no competen más al líder, ya que la actitud, de este último, guía, no da órdenes solamente, camina junto a sus seguidores y por ningún motivo condena. Su función primaria es establecer el camino a seguir y caminarlo delante de los demás, para demostrar cómo seguirlo.

En cuarto lugar: el liderazgo social. Ejercer un liderazgo en nuestro entorno social nos permite dejar de ser maceta y salir del corredor; por ejemplo, entre nuestros vecinos, en la escuela de nuestros hijos, en un club u organismo social.

En quinto lugar: ejercer un liderazgo de mazas. Este tipo de liderazgo te permite influir en la toma de decisiones de tu sociedad; como ejemplo mencionaré los procesos electorales. El liderazgo de masas nos permite establecer el bien común.

Conclusión

Ya sea en el campo de batalla o en una empresa, los mejores líderes siempre son capaces de inspirar grandeza en los demás a través de sus palabras y acciones.

Y aunque los problemas a los cuales se enfrentan los países y las compañías han cambiado, con el pasar de los años, las cualidades de los líderes efectivos permanecen.

La actualidad demanda verdaderos liderazgos, liderazgos asertivos, congruentes, de una sola cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *