En pueblo de El Oxco, Otzolotepec, buscan detonar producción de fresa de invernadero

*José Ángel Gutiérrez*

Foto: José Ángel Gutiérrez.
La naturaleza, conjugada con el trabajo a cielo abierto y microtúnel, permite a algunas familias cultivar el fruto, por lo que aguardan asesoría técnica y capacitación para mostrar su potencial y mostrarse ante grandes productores.

Gracias a la bondad que brinda la naturaleza en las alturas, en fusión con el clima cálido de los invernaderos tipo microtúnel, pequeños productores de fresa buscan abrirse camino mediante más cultivos del preciado fruto rojo, por lo que hoy día comienzan a sonar más fuerte en el municipio de Otzolotepec.

Algunas familias asentadas en barrio El Oxco, perteneciente a la comunidad otzolotepense de Santa Ana Jilotzingo,,están produciendo fresas en escala pequeña, tanto bajo invernadero como a cielo abierto, aunque su actividad se conoce poco porque el poblado está relativamente lejos de las ciudades.

“Ahorita se ve poca fresa, porque gracias a Dios vinieron [compradores] y se llevaron casi toda. La producción lleva su tiempo pero tiene su recompensa, porque al final de todos los cuidados logramos fruta de excelente sabor, precio y calidad”, refirió un productor identificado como Fidel Catarino Pascual.

Barrio El Oxco se encuentra en la región montañosa del municipio, donde además del invernadero de árbol de semilla nativa y grandes parcelas de maíz, la producción del fruto rojo asoma cada vez más la cabeza entre familias productoras, quienes buscan apoyos para detonar más esta actividad.

Mientras mostraba su cosecha a autoridades visitantes, Catarino explicaba que si los productores reciben capacitación y asesoría técnica necesarias, entonces tendrán la oportunidad de mostrar su potencial en este cultivo, especialmente porque el clima permite ejemplares de buen tamaño.

Actualmente, el precio de la fresa de tipo comercial oscila entre los 55 y 60 pesos por kilo, lo también supone un reto para quienes la producen bajo cuidado familiar, sobre todo porque pueden ofrecer mejor precio durante varias estaciones en un año y competir contra quienes la expenden a mayores precios.

“Esta fresa es muy rica y puede tener más calidad que la de otros lugares, ya que entre integrantes de la familia le colocamos su fertilizante a la tierra, lo mismo que su riego y los cuidados necesarios, por eso es que ya la buscan en algunos lados. Vea nada más este rojo que se logra”, añadió el productor.

Don Fidel es parte de las familias cuyos cultivos se conocen en la localidad, aunque aguardan que las instancias agropecuarias y de ecología les brinden asesoría para que un futuro se conozca más al pueblo, quizá no como Irapuato, pero sí por esta importante actividad económica de corte familiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *