Gris panorama para el PRI en el 2023

A falta de un líder que establezca la línea política a seguir, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), no tiene claridad en su futuro, varios aspirantes han iniciado su andar para conseguir la preciada candidatura sin tener el respaldo unificado de los grupos de poder, entre ellos, de Enrique Peña Nieto, Alfredo del Mazo y Arturo Montiel, quienes deberán tejer fino para que la decisión que se tome en el Estado de México sea validada por Alejandro Moreno en el PRI nacional.

Mientras Alejandra del Moral hace su trabajo respaldada en la estructura de gobierno del Estado de México, sus bonos la mantienen como la más competitiva para contender por la candidatura, tiene el visto bueno de Alfredo del Mazo y tiene la trayectoria suficiente para encabezar los esfuerzos de mantener la gubernatura.

Por su parte, Ana Lilia Herrera es vista por los opositores como la mujer que encabezará la candidatura del PRI, muchos creen que ante la falta de preparación política del gobernador Alfredo del Mazo, quien por voluntad propia ha dejado de ser el líder del priismo, la batuta de la decisión caerá en manos de Enrique Peña y Arturo Montiel y uno de ellos, la tiene como una buena carta para competir. No hay que olvidar que en la pasada elección Ana Lilia fue destapada antes de tiempo y se quedó como el chinito, nada más mirando. Además para nadie es un secreto que Ana Lilia tiene viejas rencillas con Ernesto Nemer y su anterior pareja, quienes seguramente pedirán veto a sus aspiraciones.

Lo cual abre la tercera vía, en donde algún tapado logre la candidatura ante la confrontación entre los dos grupos. Pero en este caso, las cartas tapadas son mujeres con amplia experiencia en el sector público, políticas; una de Metepec y otra de Toluca.

Hablando del Secretario General de Gobierno, todos notan que lo han liberado para buscar abiertamente la posibilidad de ser candidato del PRI, sus conferencias mañaneras son el permiso para moverse abiertamente, ha iniciado giras a zonas remotas del Estado, pero fuentes cercanas al PRI-Gobierno afirman que si le entregan la candidatura, aún con alianza perdería.

Fundamentan sus análisis en los daños políticos y los enemigos que dejado a su paso durante su carrera política, muchos de ellos en el PRI, donde varios líderes no trabajarían en su favor ante el maltrato que han sufrido por Ernesto Nemer.

De Ricardo Aguilar mejor ni hablamos, su cercanía con Alejandro Moreno en la dirigencia nacional no pesó para tener un buen arranque en sus aspiraciones.
Todos los antes mencionados no han invertido en crear un buen equipo que los lleve a materializar su aspiración, viven alejados de los ciudadanos y sus asesores les han querido formar una imagen alejada de los que ellos representan, incluso, sería peligroso que llegaran al poder, porque no tienen el menor respeto por el derecho a la información, clausula invaluable para acercarse a La Mayoría Silenciosa.

También es necesario saber si tienen un plan para sacar adelante al Estado de México, porque, para que La Mayoría Silenciosa les otorgue la confianza no será suficiente ser la carta del PRI o de una alianza. Necesitan desmarcarse de Alfredo del Mazo y su política de gobierno de avestruz, señalar lo que pueden hacer y mejorar, porque en los últimos 18 años, tal parece que en lugar de gobernantes tenemos administradores y, el presupuesto que maneja el Estado de México por supuesto que motiva a cualquiera para llegar a gobernar, pero resolver los problemas, sólo hay promesas y se han quedado cortos.

Morena al ataque del PRI

El partido Morena tiene claro que para competir por la gubernatura del Estado de México, primero tiene que exhibir al PRI, por esta razón ha dedicado los últimos meses a denunciar las anomalías que hay en los hospitales de salud inconclusos, en el otorgamiento de concesiones para la empresa OHL, en la ilegalidad con que opera el CUSAEM, en regular los servicios de grúas, en fin, todos los malos manejos en que probablemente ha incurrido el PRI-Gobierno a lo largo de los últimos años.

Muchos de estos temas solamente han servido para hacer ruido mediático, porque si de verdad Morena quiere puede castigar y averiguar a varias empresas o malos manejos de recursos. Lo que sí queda claro es que Morena quiere ganar la gubernatura y está haciendo lo pertinente para golpear de frente a su principal opositor.

Enrique Vargas compra espejitos a Juan Pedro García

Quien siente que la virgen le habla es Enrique Vargas del Villar, su cercanía con Juan Pedro García lo tiene cegado, cree que con la ayuda de un solo operador político ganará la gubernatura, pero sus giras por el Estado de México han sido con muchas organizaciones patito, que no representan nada, electoralmente hablando.

El líder panista desperdició mucho tiempo en su burbuja de Huixquilucan, tiempo que debió de aprovechar para darse a conocer en varias partes del Estado de México donde es un perfecto desconocido, la muestra es que cuando salió de su territorio fue ignorado y se hizo chiquito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.