Sin agua desde hace medio año en San José Chalmita

*Melchor García*

Foto: Melchor García.

Desde hace medio año, la comunidad de San José Chalmita en el municipio Tenancingo, sufre la falta de agua; espacio caracterizado por la marginación y pobreza.

César Tapia, defensor municipal de derechos humanos de la localidad, informó que está es una de las 85 comunidades del municipio, una de las más alejadas de la cabecera hasta a 45 minutos del centro, y en donde opera un sistema de agua por bombeo que abastece a las familias pero que requiere de energía eléctrica; sin embargo, el día de hoy por omisión del ayuntamiento se han quedado sin luz y en consecuencia sin agua.

“Esta obra requiere de energía eléctrica, funcionó desde el 2017 pero sin ningún contrato con la Comisión Federal de Electricidad, es decir el ayuntamiento entregó esta obra de bombeo a la comunidad de San José Chalmita, pero no hace un contrato con la CFE entonces, llegado el mes de marzo de 2020 la CFE hace su primer corte y permite el funcionamiento de la bomba.”, refirió.

Con ello el comité de agua potable de la comunidad debió generar su propio contrato ante CFE logrando la reconexión, pero sufrieron un segundo corte en julio por una multa de 400 mil pesos por el uso debido de la energía del inmueble por más de dos años; es decir se pasa factura a las familias por la omisión del ayuntamiento local por entregar una obra incompleta sin garantizar la energía.

“Surge esta deuda, multa por uso irregular de la energía eléctrica. el comité es el que se tiene que mover solo y logra una reducción a 334 mil pesos.”, dijo.

Ante ello se solicitó el apoyo al ayuntamiento local para poder pagar el monto; de inicio 50/ 50 el gobierno la mitad y la comunidad el resto

“Nosotros bajo el análisis que hemos hecho esta deuda surge porque se entregó una obra inconclusa porque estaba haciendo uso irregular de la energía eléctrica, esa es la multa que CFE está cobrando.”.

Con ello a la fecha hasta mil 500 personas, es decir unas 50 familias no tienen el recurso y obligados a acarrear agua como en el siglo 19.

“Nadie tiene agua en sus casas entonces afecta a niños, niñas, mujeres porque no pueden acceder al recurso desde sus hogares, tienen que caminar entre los cerros buscar los nacimientos a recolectar con garrafas con carretillas con sus animales o si no cargando.”, indicó.

Se reconoce que, si bien la obra fue entregada en la pasada gestión, a este gobierno le corresponde dar solución a las familias afectadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.