Con alcaldía cerrada persiste tensión por el conflicto Jilotzingo-Otzolotepec

*José Ángel Gutiérrez*

Sólo entraban y salían policías con escudos antidisturbios, ante otra inminente movilización por el tema de la elección de delegados, de lo que no se define ganador. Foto: José Ángel Gutiérrez.

Aún con cristales rotos y acceso restringido para el público, la presidencia municipal de Otzolotepec cerró sus puertas a consecuencia de la tensión que persiste ante una nueva movilización de habitantes de la comunidad de Jilotzingo, por el conflicto de la elección de delegados.

Este viernes, al tratar de localizar a Erika Sevilla Alvarado, alcaldesa de Otzolotepec, Diario Evolución halló la puerta principal cerrada, sólo con ingreso de policías municipales, quienes esta vez portaban escudos antidisturbios cuando se retiraban paulatinamente del recinto.

“Hoy ni hubo labores, les dieron el día libre a los trabajadores del ayuntamiento. La puerta estuvo cerrada por la movilización de la gente de ‘Jilo’ y como usted puede ver sólo entran y salen los policías.”, ratificó Timoteo Escamilla, bolero establecido frente a la alcaldía.

Don Timoteo, quien lleva más de 24 años trabajando en el lugar, así como gran parte de los pobladores de Villa Cuauhtémoc, cabecera municipal de Otzolotepec, perciben que la tensión continúa no sólo por el cierre del palacio, sino porque otra vez podrían llegar los manifestantes.

Pobladores de Santa Ana Jilotzingo, comunidad serrana caracterizada por la unión en conflictos y situaciones de auxilio vecinal, sitiaron la alcaldía el jueves, al acusar intromisión de la edil otzolotepense en las elecciones de delegados municipales.

Los vecinos consideran que el delegado ganador es Esteban Crescencio Dionicio, quien iba al frente el fin de semana pasado, hasta que un alboroto de los partidarios de Melesio Atilano José, presunto favorito de la edil, evitaron que la mitad de los pobladores ya no culminarán la votación.

Se sabe que este día la alcaldesa subió con el director jurídico y otras autoridades a territorio de Santa Ana, con el fin de buscar una solución al problema, sobre todo después que no haber noticias sobre el conteo de las urnas que fueron llevadas el jueves a la presidencia.

En horas de la tarde, el ayuntamiento emitió un comunicado, en el que rechazó “cualquier acto de violencia perpetrado en el ayuntamiento”, al señalar que “no se atentó contra el derecho a la libre determinación y formas de convivencia social y económico” de las personas.

Sin embargo, representantes de Jilotzingo insistieron que Erika Sevilla pretende imponer a Melesio Atilano, sin respetar el triunfo de Esteban Crescencio, quien, estiman, es el ganador de la contienda, aunque será en próximas días cuando se ponga solución a este conflicto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.