Desde las Alturas

*Arturo Albíter*

Foto: Especial.
  • La renuncia de Juan Pedro García a Unidad Revolucionaria va más allá del simple alejamiento de la estructura priista o la promoción de la alianza.
  • Es marcar distancia del proyecto por el que apostó hace más de 4 años.
  • La pregunta es ¿Cuántos estarán en la misma condición? Aunque será de los pocos que hagan pública su postura.
  • Comentario del día: Funcionarios con antecedentes negativos brincan a otros Ayuntamientos, resulta que el tesorero de Juan Rodolfo Sánchez, ahora es de Villa Victoria.

El priista Juan Pedro García es uno de esos políticos que causa controversia cuando da a conocer su postura sobre algún tema. Es de los que tienen amigos o enemigos, críticos o aliados, pero cuando decide jugársela por un proyecto, lo hace abiertamente.

Por eso llama la atención su renuncia a la organización Unidad Revolucionaria del tricolor y aunque deja en claro que no abandona al Revolucionario Institucional, si se pronuncia por ser parte de un proyecto para evitar que Morena gane la elección de gobernador en el Estado de México.

Para empezar, no debemos dejar de lado que Juan Pedro García no empieza su labor en la política a partir de la llegada de Alfredo del Mazó a la gubernatura, ya tiene historia, tanto en el Estado de México como en otras entidades.

Incluso trabajó de cerca con Enrique Vargas del Villar cuando fue candidato la primera ocasión para ser alcalde de Huixquilucan.

Pero luego entró de lleno al proyecto de Alfredo del Mazo cuando era candidato para ser gobernador de la entidad.

Gana su candidato y todo apuntaba a que sería una pieza importante dentro del primer equipo, pero poco a poco la cercanía de Juan Pedro con el ejecutivo estatal se fue convirtiendo en un alejamiento.

El trabajo que realizó durante la campaña sólo le alcanzó para ser el dirigente de Unidad Revolucionaria y aunque de inicio intentó fortalecer el organismo, la falta de apoyos y recursos le jugaron en contra. A eso también se le debe sumar la actitud de varios funcionarios que le dieron la espalda.

Tal es el caso de “Lalo” Flores, el subsecretario de Desarrollo Social a quien incluso le mandó un mensaje en redes sociales por la actitud beligerante del funcionario en contra de los priistas.

Sólo es cuestión de observar las redes sociales del ex dirigente de UR; hace un par de años replicaba acciones del gobernador, ahora eso ya pasó a la historia.

En resumen, Juan Pedro García es uno de los tantos priistas al que le dieron la espalda.

Así, su separación de UR podría entenderse desde dos puntos de vista. El primero que parece una fantasía; le pidieron que fuera avanzada para fortalecer la alianza que va a encabezar Enrique Vargas con el visto bueno del mandatario.

O dos, la más realista. Decepcionado por no ver un proyecto real dentro del PRI que vaya en contra de Morena el próximo año, buscó la mejor opción desde su punto de vista para bloquear esa posibilidad. Y la mejor es apoyando una posible alianza encabezada por Enrique Vargas. Además que en este caso si recibiría apoyo.

Pero la pregunta es: ¿Cuántos líderes están decepcionados con el proyecto del mandatario, (si es que lo tiene)  sólo que prefieren guardar silencio o ser institucionales? ¿Quién entonces tiene el control político en el tricolor? Si un político como Juan Pedro García que abiertamente era defensor, casi a ultranza, del proyecto del ejecutivo ahora marca distancia ¿Cuántos esperan el mejor momento para mostrar su postura?

COMENTARIO DEL DÍA: FUNCIONARIOS MUNICIPALES CON ANTECEDENTES CUESTIONABLES BRINCAN A OTROS PUESTOS EN DIFERENTE DEMARCACIÓN.

La semana pasada comentamos que con el cambio de presidentes municipales, muchos ex funcionarios encontrarían trabajo, ya sea por amistades o por la cantidad de puestos que se abrieron.

Expusimos el caso de Mauricio Noguez que dejó serios cuestionamientos cuando estuvo al frente de la Dirección del Registro Civil en el gobierno de Eruviel Ávila. Y fue nombrado secretario del Ayuntamiento en Rayón

Pero es más difícil de imaginar que el titular de Finanzas del Ayuntamiento de Toluca con el mal recordado Juan Rodolfo Sánchez iba a encontrar acomodo en otra demarcación.

Pues no fue complicado, por el contrario fue sencillo, pues casi de inmediato encontró cabida en el municipio de Villa Victoria.

Cualquiera pensaría que un funcionario que dejó a Toluca en pésimas condiciones económicas podría tener un cargo en otro municipio. Pues Eduardo Segura ya despacha en aquel municipio.

Así las cosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.