martes, mayo 21, 2024
Cultura

El rebozo mexicano

*Eréndira Zavala C*

Foto: Especial.

Una prenda mestiza tradicionalmente femenina identificada y adoptada a lo largo de los años, de una sola pieza. La palabra rebozo apunta al acto de embozarse o cubrir el rostro por la parte inferior hasta la nariz o los ojos, con la capa u otra prenda de vestir.

Aún hoy día existe un debate sobre su origen, pues se cree que tiene al menos 500 años y su nacimiento en el almaizal morisco de las musulmanas en España durante la Edad Media, como prenda de recato para cubrir su cabeza o cara. El almaizal era rectangular con flecos en las orillas y franjas transversales en el cuerpo.

Diario Evolución te recomienda: ¡Prepárate para la lluvia de estrellas Líridas!: dónde verla en México

También se cree que nace en la época de la colonización cuando mujeres indígenas lo adoptaron y comenzaron a usar como manto; así como en la evangelización para cubrir el cuerpo de los indígenas mexicanos quienes utilizaban poca ropa. Antigüamente era llamado “ciua nequeatlapacholoni”, que quiere decir “toca de mujer”, y se hilaba con lana, ixtle, algodón blanco o de color coyuebe o coyuche (de origen prehispánico) en husos o malacates.

El rebozo es de forma rectangular y mide entre 1.5 y 3 metros, es tejido con hilos de algodón, seda o una mezcla de ellos y teñido con la técnica prehispánica conocida como ikat (método de fabricación de telas en el que el patrón se crea antes de tejer mediante el proceso de teñido de los hilos), con extremos prolongados con flecos o puntas que se trenzan y se anudan entre sí.

Conoce más de esta prenda en el siguiente enlace de Tradición es Cultura:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *