Urge legislación en defensa de mascotas

*Melchor García*

FOTO: José Ángel Gutiérrez López.

En el Estado de México son necesarias penas más severas en contra de la tenencia irresponsable de animales, en la que se castiguen prácticas como el abandono, la reproducción injustificada de las crías, así como aquellos cuidados que generen sufrimiento innecesario.

De acuerdo con Mateo Sánchez, veterinario de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), la falta de responsabilidad de los dueños de mascotas provoca que los animales sufran y muchos de ellos mueran o se reproduzcan de manera desconsiderada.

Indica que en fechas recientes ha aumentado el número de animales que no son reclamados por un dueño, pero lo alarmante del caso, es que al menos la mitad de estos muestran que lo tuvieron, pero se les dejó en abandono total, mostrando signos notorios de desnutrición y maltrato.

A ello se le suma estar enfermos por la presencia de parásitos que habitan tanto en la piel del animal como en sus órganos internos con lo cual muchos de ellos deben ser sacrificados, pues darles un tratamiento resulta costoso.

Entre las mascotas más comunes que adquieren los pobladores están los perros, gatos, roedores y peces, pero son los primeros dos quienes muestran mayores signos de abandono y maltrato, pese a que son los predilectos.

De acuerdo con el especialista, en el Valle de Toluca es común observar a las mascotas en abandono, indica que basta mirar las azoteas o patios para percatarse de esto.

“Cuando los animales son pequeños les causa ternura y los llevan a todos lados, los acostumbran a la presencia humana, pero una vez que crecen o que ya no les resulta de novedad entonces les parecen un estorbo, los amarran, a veces con objetos que los dañan, los golpean si piden alimento o muestran alergia y olvidan totalmente sus vacunas y atenciones”, asegura.

Otro aspecto en el que no muestran cuidado y desatienden a las mascotas es que no las esterilizan, por lo que propician una reproducción irresponsable de los animales, causando que la mayoría de ellos termine muertos en la calle o, en el mejor de los casos, vagando.

“Otra forma en la que se discrimina a los animales es en que prefieren a los de raza sobre los que no lo son y pagan mucho dinero por comprar un animal como si fuera un artículo de lujo, pero igual lo desatienden, entonces o lo cuidan como si fuera un ser humano, lo cual es malo para ellos, o de plano los abandonan y terminan reproduciéndose irresponsablemente” asegura el veterinario.

A lo anterior se une que los animales tienden a volverse un foco de infección y amenazan a la salud humana, pues la falta de higiene y cuidados hace que sean portadores de plagas, además del cúmulo de bacterias que arrojan cuando defecan en la vía pública.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *