A balazos matan al periodista Jacinto Romero Flores en Veracruz

*Redacción Diario Evolución*

Foto: Vía Twitter.

Esta mañana, el periodista y locutor Jacinto Romero Flores de 60 años de edad fue asesinado a balazos cuando circulaba a bordo de su vehículo con cromático de prensa a la altura de la comunidad de Ixtaczoquitlán, Veracruz. Pertenecía al medio Oriesterio.

De acuerdo con medios locales el comunicador fue interceptado por varios sujetos armados quienes le dispararon en repetidas ocasiones, quedando su cuerpo tendido sobre el asiento del conductor. Asimismo, el hijo del periodista en rueda de prensa declaró que su papá ya había recibido amenazas de muerte por su ejercicio periodístico.

“Él no estaba metido en problemas porque era un luchador social, pido justicia por mí padre y pido no dar carpetazo”, indicó el hijo de Romero Flores, y tras estos hechos el gobernador Cuitláhuac García Jiménez informó que no se permitirá la impunidad en esta agresión a la prensa.

Este asesinato de acuerdo con la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (CEAPP) es el número 43 en contra de periodistas solo durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

De igual manera, Leopoldo Maldonado, director de la organización Artículo 19 sostuvo en un artículo publicado en su medio, que en lo que va de su gobierno de AMLO ha habido más asesinatos de periodistas de los que hubo durante ese mismo lapso de tiempo en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

Cabe recordar que hace unos días la periodista Azucena Uresti fue amenazada por el Cartel Jalisco Nueva Generación y a varios medios de comunicación, entre ellos, Milenio, El Universal por cubrir a las autodefensas michoacanas y la amenazó con asesinarla si no atiende el llamado.

De igual manera otro caso similar sufrió la periodista mexiquense Teresa Montaño, quien denunció el pasado fin de semana ser víctima de un secuestro exprés y de robo de sus pertenencias donde contenía investigaciones periodísticas, en el municipio de Zinacantepec en el Estado de México, sus secuestradores también la amenazaron de muerte.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *